Menu

EAGAINST.com

¿Y tú dónde estabas griego “orgulloso”?

Traducción: Verba Volant

Griego “orgulloso”, este texto está dirigido a ti. ¡A ti que de repente crees que…te has despertado!

A ti que consideras que te has despertado por haber izado la bandera griega en el balcón de tu casa y por haberla puesto como avatar en facebook. A ti que de repente te has dado cuenta de que…te han traicionado los “políticos-canallas-traidores”, pero por supuesto los has vuelto a votar para rechazar el “peligro comunista” y para proteger los depósitos bancarios que no tienes del “riesgo de la salida del país del euro y de la quiebra desordenada”. A ti que crees que detrás de todo se esconde una conspiración secreta de masones y judios, que miras el cielo cada dos por tres a ver “si nos rocían o no”, que apruebas la violencia contra los inmigrantes que “te quitan los trabajos”

A ti racista que buscas vincular el nombre del lugar en el que nació la Democracia y que por primera vez se puso en práctica el auto-gobierno, con el militarismo y la xenofobia. A ti que después de haberte comido las subvenciones europeas tumbado en tu tumbona, te has acordado de que te tienen que “devolver lo robado”. A ti que de repente quieres que “se limpie el país”, que se repartan alimentos “sólo a griegos”, después de haberles chupado la sangre al jornaleros inmigrante en el campo, en las fábricas, en las obras públicas, así como en tu propia casa, limpiándole el inmigrante la caca a tu madre minusválida, y sintiéndote tú como un mártir por haberle concedido tres horas libres cada domingo… A ti que tratas como enemigos a los izquierdistas y a los anarquistas, pero nunca te pusiste a leer que diablos puede decir este Malatesta o ese Marx, o Emma Goldmann, sino que desde que te conoces a ti mismo lo único que haces es reproducir las chorradas trilladas de la extrema Derecha  sobre “anti-griegos”, “sucios”, e.tc… ¿De verdad, quién odia el país en el que ha nacido? Él que lleva años luchando en las calles por derechos humanos, libertades, igualdad, justicia, o él en cuyo sofá se han formado charcos de tanto sentarse viendo porno y programas de telerrealidad?

¡Te oigo reírte irónicamente… griego “orgulloso” del teclado! Te veo navegando por Internet desde la mañana hasta la noche, dejando comentarios en cada entrada, y cuando tienes problemas existenciales te oigo hablar de la “Ciudad”[1], que “al cabo de varios años va a ser tuya de nuevo”. Te escucho haciendo referencia a las profecías de un viejo monje adivino, hablando del esplendor bizantino y ortodoxo y al mismo tiempo elogiando a Platón y a Aristóteles: ¡qué combinación tan impresionante! Antigua Grecia y Bizancio…Por un lado la Democracia y por el otro lado el oscurantismo teocrático, más bien oscurantismo en ambos casos, ¡ya que no estás en condiciones de comprender ni siquiera el pensamiento filosófico democrático de los antiguos atenienses, y en cambio usas con fetichismo imágenes de Leónidas o uno de uno los mayores “carniceros” de la antigüedad, Alejandro Magno!

¿Dónde estabas cuando fue votada la ley[2] sobre la declaración de una huelga ilegal y abusiva, y cuándo te diste cuenta de que en este país, desde hace 30 años, no se ha convocado ni una huelga importante o combativa que no haya sido declarada ilegal y/o abusiva[3] por algún tribunal griego? ¿Y ahora por qué te quejas por estar desempleado y por ser considerado “colaborador” por tu patrón, y por no darte días libres y recibir ni subsidios ni indemnización por despido ni nada? ¿Cuándo luchaste en tu lugar de trabajo? ¿Has intentado alguna vez sindicalizarte de manera auto-organizada, lejos de liderazgos vendidos o de dirigentes sindicales incompetentes? ¿Dónde estabas cuando eran despedidos obreros al tratar de fundar un sindicato en las fábricas y las empresas? ¿Y de verdad, cuál es el papel que tenías en las huelgas? ¿Él del huelguista o acaso él del rompehuelgas?

¿Dónde estabas en febrero de 1991, cuando los trabajadores en la Empresa Estatal de Autobuses Urbanos comenzaron una huelga en contra de las medidas del gobierno derechista de Mitsotakis, las cuales era un copiado de las notas de Thatcher y Reagan? ¿Dónde estabas el 21 de marzo de 1991, cuando la policía antidisturbios conoció de primera mano la resistencia obrera o cuando el año siguiente los mismos trabajadores ocuparon todos los garajes de los autobuses urbanos, salvaguardaron la huelga en cada parada y en cada término de autobuses, y lograron que ningún autobús saliera a la calle, luchando en contra de la privatización de la Empresa Estatal de Autobuses Urbanos, en contra de los despidos y las reducciones salariales? ¿Fuiste alguno de los panaderos que les repartían pan gratis, o alguno de los profesores desempleados que daban clases gratuitas a sus hijos, o al menos alguno de los 40.000 que apoyaron a los huelguistas asistiendo a un concierto de solidaridad con ellos?

¿Dónde estabas cuando en 1992  el gobierno neoliberal de Mitsotakis inició las privatizaciones, vendiendo la empresa de cemento Aget-Heracles, iniciando una práctica que en aquel entonces aprobabas, porque el sector público te parecía “hidrocéfalo” y los funcionarios públicos tenían la culpa de todo, y en cambio ahora que todo está siendo vendido, desde fuentes de energía y servicios hasta hospitales, estás gritando y protestando porque tu hija tiene un 99% de posibilidad de estar incluida en los 150.000 funcionarios públicos que serán despedidos, siendo considerados innecesarios, en un país que tiene el menor sector público y los funcionarios públicos peor remunerados de todos los países que la acusan de tener un “sector público excesivo (desmesurado)”?

¡Ya sé! Ya sé que pasó en aquel entonces! Estabas en las manifestaciones de “Macedonia es griega”, agitando un paño de franjas azules y blancas con una crucecita en el ángulo. Ya te das cuenta de lo dormido que estabas cuando ya habían comenzado a robarte la vida y tu llevabas puesto un casco y estabas a punto de darte un ataque cardíaco pensando que unos “gitanos de Skopia” (¡hola, griego ario!) se habían atrevido a poner en duda la identidad griega de Bucéfala y de su jinete[4]?

¿Por cierto, qué hiciste en 1992, cuando las contribuciones laborales se dispararon, mientras que con la primera Ley de Seguridad Social, los trabajadores se dividieron en los “anteriores a 1993” y a los “posteriores a 1993”, siendo conscientes estos últimos desde aquel entonces, hace 19 años, que si alguna vez llegaban a jubilarse tendrían que sobrevivir con el dinero de la jubilación, que no es suficiente ni siquiera para comprar la comida de 10 días? ¿Ahora que se recortó la mitad de la jubilación de tu viejo, acaso te has preguntado si tú también eres en parte responsable, que en lugar de resistir en aquel entonces, optaste por resarcirte jugando en la Bolsa e invirtiendo dinero en empresas estafas?

¿Y cuando los políticos a los que votaste con orgullo (y mentalidad) de pavo real, ratificaron el Tratado de Maastricht, por qué ni siquiera te tomaste la molestia de saber de qué se trataba y cómo iba a afectar tu vida y la vida de la gente en el país en el que vives? ¿No se te ha ocurrido que el neoliberalismo tiene espacio en su barca sólo para unos pocos? ¿Cómo se te ha ocurrido que serías uno de ellos? ¿Por ser el chico bueno y por votar con orgullo? ¿Por no participar en huelgas o por izar la la bandera azul y verde lleno de alegría? ¿Por no tener ni idea de lo que es una marcha de protesta, pensaste que iban a apiadarse de ti y de tu familia…?

Cuando Simitis[5] y sus amigos te incitaron a jugar en la Bolsa, por qué fuiste tan extremadamente ignorante o ingenuo como para creer que “de este modo todo el mundo puede hacerse rico”? Se supone que te educaste, no? ¿Cómo no te enteraste de algo que hasta un niño de la escuela primaria sospechaba? ¿Fuiste principalmente estúpido, principalmente hijoputa, o las dos cosas a la vez?

¿Me puedes explicar con sus propias palabras, por qué en 1998 festejaste en estado de furia santa la concesión de los Juegos Olímpicos de 2004 a Grecia, como si fuera difícil imaginar que con las comisiones y con la mafia conocida que se aprovecha de tales eventos a nivel mundial se enriquecería una pequeña minoría, local o no, mientras que se echarían los cimientos de la más profunda miseria de la gente en un país que despilfarraba el dinero como un pequeñoburgués y nuevo rico? ¿De dónde pensaste que se sacaría este dinero? ¿Del sombrero de la jefa de la organización Angelopulu o del primer ministro Simitis o acaso de tu bolsillo y pisando sobre los cadáveres de los trabajadores inmigrantes, quienes en aquel entonces, por el bien de los Juegos Olímpicos eran trabajadores, pero luego se transformaron de un momento a otro en “inmigrantes ilegales”?

¿Dónde estabas en junio de 2003, cuando en la conferencia cumbre de la Unión Europea en Porto Karrás, en la provincia de Calcídica, 25.000 personas protestaron contra las oligarquías de este planeta? ¿Dónde estabas cuando los anarquistas se enfrentaban con la policía antidisturbios, a pocos kilómetros de distancia del edificio de la reunión, tratando de romper el cordón policial?

¿Dónde estabas desde mayo de 2006 hasta abril de 2007, cuando decenas de miles de estudiantes ocupaban las universidades de todo el país, arriesgándose o perdiendo semestres de sus carreras universitarias, para impedir la votación de la Ley de Educación Superior propuesta por la ministra del gobierno derechista Giannaku? ¿Dónde estabas cuando los estudiantes salían cada día a la calle, confrontando la represión del Estado¿ ¿Mediante qué voz hablabas en contra de los estudiantes y sus demandas, si no mediante la voz de los estudiantes del partido derechista Nueva Democracia, que organizaba fiestas en la isla de Míkonos?

¿Por qué estabas contento cuando los maestros estuvieron en huelga durante 35 días reclamando una Escuela pública mejor y la policía antidisturbios les pegaba una paliza cada día? ¿Por qué pensaste que la Escuela pública de todos modos se iría a pique después de haberse llenado de hijos de inmigrantes? ¿Ahora por qué te quejas de que tu hijo vaya a estar en una clase de 25 metros cuadrados junto con 40 otros niños?

¿Dónde estabas cuando estallaron los escándalos del monasterio Vatopedi, de Siemens, de la mafia de los juicios, de las escuchas telefónicas, de las torturas de los inmigrantes afganos y paquistaníes? ¿Aún estás contento de que los maderos involucrados en las torturas hayan sido absueltos a causa de dudas? ¿Te dice algo el hecho de que desde la época de Melistas[6], los únicos condenados por delitos penales que tienen inmunidad total en este país, a la que todavía llamas patria, son los maderos (y últimamente, junto con ellos los neonazis)?

¿Dónde estabas cuando el Estado teñía sus manos de sangre? ¿Dónde estabas cuando (en 1985) asesinaba a Mijalis Kaltezas, disparándolo por la espalda. ¿Dónde estabas cuando el presidente de la juventud del partido derechista Nueva Democracia-actualmente el más votado de los partidos del gobierno-asesinó a Nikos Temponeras, pegándolo con una barra de hierro a la cabeza, durante la ocupación de una escuela en contra del proyecto de ley del aquel entonces ministro de Educación, Vasilios Kontogiannópulos. ¿Dónde estabas cuando (el diciembre de 2008 el Estado) mataba a sangre fría al 15añero Alexis Grigorópulos? ¿Cuando todos nosotros estábamos en la calle, contra el Estado de la represión y del terrorismo, tú dónde estabas exactamente?

¿Dónde estabas el año pasado cuando la gente intentaba formar en común propuestas a través de asambleas populares? Hacías gestos de abucheo hacia el Parlamento, llevando puesta una bandera de Grecia a modo de capa y comiendo maíz? ¿Cuando a finales de junio del año pasado miles de manifestantes recibieron la represión violenta de la Policía, tú ayudabas (a los maderos) con diligencia como un ultraderechista paraestatal y blasfemabas por la destrucción de los mármoles del centro de Atenas por los que tú quiere llamar encapuchados? ¿En febrero de 2012, te lamentabas por el incendio en cine Attikón o tirabas alguna piedra a las fuerzas pretorianas vestidas de uniforme de color caqui? ¿Cuándo vas a dejar de cantar la copla de Marf’ín, atribuyendo a miles de personas el crimen intencionado o no de una, dos o tres personas?

Y algo más: ¿Ahora, dónde estás? Ahora que de todo les echas la culpa a todos, desde Soros hasta los extraterrestres, y desde luego sobre todo a los “encapuchados, anti-griegos, traidores, anarquistas de Exárjia” y a los “extranjeros que han llegado y han conquistado mi país”. ¿Estás concentrado, aunque sea un poco, para entender quién es el enemigo y quién es el amigo y aliado? ¿Pero qué te estoy preguntando? Tu estás decidido, en el nombre de la Patria…a votar hasta a los hijos de Adolfo…

No te escribo para excomulgarte, que no soy un cura. Ni para demostrar con vanidad que yo soy un luchador que no tiene la culpa de nada y tú él que merece recogerá de lo que haya sembrado. Te escribo para disipar, todo lo que pueda, esta niebla irracional que has creado en tu mente. Asumiendo yo también mis responsabilidades de la situación actual, intento cortar el árbol que no nos deja ver el bosque. Compréndelo, asimílalo: nos guste o no, vamos a tirar por el camino de la miseria o vamos a luchar juntos por cambiar radicalmente todo lo irregular que hemos dejado crearse durante todos estos años. Si tú optas por enfrentarte a mí, dando la espalda a tus problemas reales, quiero que sepas que yo tengo ánimos de enfrentarme al Estado y a los mecanismos del Poder y la opresión. Pues no será la primera vez para mí. Y lo haré. Porque estoy deseando vivir libre y como igual entre iguales. Pero mi prioridad es que tú estés junto a mí y yo junto a ti.

El texto en griego.


[1] Constantinopla, la antigua capital del Imperio Bizantino.
[2] Esta ley fue votada en 1992 y fue modificada (para peor) en 1990.
[3] Una huelga es considerada ilegal al ser convocada sin haber cumplido con los trámites de la convocación de una huelga previstos por la ley. Es considerada abusiva si, a pesar de que fue convocada habiendo cumplido con los requisitos jurídicos, se considera que en este caso sobrepasa de una manera evidente el fin social o económico del derecho de los trabajadores de tratar de satisfacer con esta huelga alguna de sus demandas. Lo de la ilegalidad y del carácter abusivo está al juicio de los tribunales, los cuales casi nunca han declarado una huelga legal o no abusiva…
[4] El caballo de Alejandro Magno.
[5] Ex primer ministro, líder del autodenominado partido socialista.
[6] El madero que asesinó a Kaltezas en 1985.

Ian Delta, Efor, Michael Theo


URL: http://wp.me/pyR3u-b93

Estamos acostumbrados ya…

Estamos acostumbrados ya a creer que las cosas se ocurren así, sin ninguna intervención humana. Estamos acostumbrados ya a la organización desigual del mundo, que ridiculiza la vida humana y forma parte de la clase eterna de los poderosos. Estamos acostumbrados ya a la idea que la injusticia es un destino que estamos obligados a aceptar o no. Estamos acostumbrados ya a escuchar a los poderosos del planeta que dicen que la injusticia es una ley natural. Estamos acostumbrados ya a creer que los inferiores les deben una obediencia eterna a los superiores, que las mujeres les deben una obediencia absoluta a los hombres, que los que nacieron inferiores fueron nacidos para servir a los que fueron nacidos superiores.

Estamos acostumbrados ya a bajar la cabeza a las ordenes de los patrones y trabajamos cuando ellos quieran cobrando lo que ellos quieran, nos despiden cuando ellos quieran y nosotros no protestamos, no llevamos la contraria, queremos lo que ellos quieran. Estamos acostumbrados ya a creer que los pobres son pobres porque así lo quiere su destino, que no pueden ser algo más, porque fueron nacidos para perder y son absolutamente responsables de su situación. Estamos acostumbrados ya a creer que sólo las compañías multinacionales pueden preservar el medio ambiente a través de sus inversiones comerciales que despojan los recursos naturales de la tierra, a través de la explotación comercial del agua, del aire, de los alimentos y él que no los puede comprar se considera como un excedente estadístico de sobra y tiene que llevarse al reciclaje orgánico de producción de fertilizante de tierra. Estamos acostumbrados ya a vivir todo el tiempo con ilusiones creyendo que cada ley es correcta, sólo porque, simplemente, es una ley. Estamos acostumbrados ya a la exigencia obligatoria del estado de la vigilancia omnipresente que nos quiere convertir en chivatos que delatan a quien se resista y luche contra la indigencia que nos impone.

Estamos acostumbrados ya a ver sin hablar a los perros de su democracia a desgarrar la carne y el alma de los que están luchando, a amontonar los cuerpos humanos en sus cárceles-trasteros, a aniquilar cada intento de resistencia a través de leyes, torturas y cada tipo de asesinos del estado, de jueces y de policías. Estamos acostumbrados ya a estar sofocados por las deudas y los préstamos, por no perder nuestro coche, nuestra casa de campaña, nuestro móvil, nuestras vacaciones en sitios de moda, nuestros objetos, todo lo que creemos que si no lo tenemos o no lo podemos hacer, no existimos. Estamos acostumbrados ya a las órdenes a través de los anuncios, para consumir todo lo que no podemos tener, porque éste es ¨el sentido real de la vida¨.

Estamos acostumbrados ya a estar atados con una cadena que su extremo llega a la pata de la mesa de la tele y a aceptar la normalidad de una vida que nos quiere encarcelados dentro de cuatro paredes, donde su pantalla es la única ventana y estamos obligados a prestar oídos a una caja que tiene sólo voz y nada de oídos. Estamos acostumbrados ya al terrorismo de la dominación de los medios de comunicación, según los que, la única manera ¨para rescatar el país¨ es la indigencia disciplinada y completa de sus clases inferiores. Estamos acostumbrados ya a los suicidios de nuestros prójimos, que prefieren la salida de la vida que la muerte lenta de la indigencia. Estamos acostumbrados ya a la humillación, por los medios de comunicación, de prostitutas toxicómanas y miserables, que venden a los ¨íntegros ciudadanos-víctimas¨ su cuerpo moribundo por un poco del sueño falso en forma de inyección.

Estamos acostumbrados ya a las declaraciones del imperio del dinero, según las que, la opresión y la posesión de un país débil y el asesinato masivo de su población por otro, más fuerte, es una ¨virtud humana¨, ¨restauración de la democracia¨, pero cuando un refugiado indigente, que él mismo ha creado, busca comida y se obliga a robar, es una bestia que no respeta la vida humana ni el país que le ¨está hospedando¨.

Estamos acostumbrados ya a considerar como moral y justo el hecho de que los países que ¨preservan la paz universal¨ fabrican y venden la mayoría de las armas, invaden a otros países aniquilando a su pobre población. Estamos acostumbrados ya a considerar como hecho único que el motivo del racismo y de la falocracia es la herencia genética y que la indigencia de esta gente no se debe a la historia, sino a la biología. Estamos acostumbrados ya a la convicción que los barcos con los refugiados, con los perseguidos, con los emigrantes miserables de África y de Asia llevan la violencia, el crimen, todos los malos, que existen biológicamente en su sangre y en su fe religiosa, de forma innata. Estamos acostumbrados ya a la certeza que dice que los pobres llevan su destino a su sangre, porque cuando los cromosomas de la inferioridad se mezclan con la mala semilla del crimen, llegamos a la ¨conclusión¨ televisiva que dice que cuanto más morena es la piel de un pobre, más peligrosamente bárbaro e inhumano él mismo es. Estamos acostumbrados ya a considerar correcto el hecho de que los comerciantes de las naciones, los políticos, los banqueros, los dominantes de la tierra, del agua y del aire, que viven en países poderosos, tienen el derecho de imponer a otros países dictaduras militares o parlamentarias y gobiernos de títeres. Que les pueden dictar su política económica, o de todo otro tipo, de ordenarlos a aceptar sin objeción operaciones destructivas y préstamos de usura, condiciones de vida, incluso el cuándo uno puede respirar o morirse.

Estamos acostumbrados ya a depreciar la vida y el hecho de que nos prohíben la memoria. Estamos acostumbrados ya a nuestra única memoria, que es, exclusivamente, la memoria del poder de los pocos. Ésta que nos hace olvidar que la riqueza de los pocos es responsable de la indigencia de la mayoría de la población. Ésta que nos dice que esta pareja, que no pega, coexiste armónicamente desde siempre y que siempre ha sido así, porque ¨así lo quiso Dios¨. Estamos acostumbrados ya a olvidar que los negocios con las ganancias más altas del planeta son éstos que asesinan a la mayoría de la población del planeta, toman decisiones sobre su destino y sacan de su exterminio beneficios altos.

Estamos acostumbrados ya a creer que el ¨mercado libre¨ es la única fuente de la prosperidad, la única garantía de la democracia y a olvidar que adonde se levantara la bandera del ¨comercio libre¨, ésta misma obligó a los súbditos a producir y a consumir sólo sus propios productos, a someterse a sus propias leyes. En el ¨nombre de su libertad¨, que de forma inevitable pasa por la esclavitud de sus servidores.

Estamos acostumbrados ya a llamar a los pobres países ¨países en vía de desarrollo¨, aplastados por el desarrollo de otros países poderosos y por las compañías multinacionales. Éstas que monopolizan y despojan los recursos de los países ¨en vía de desarrollo¨, su conocimiento científico, los alimentos, la tecnología y les venden en precios muy altos alimentos contaminados y adulterados, la civilización y el pensamiento del vacío absoluto, arsenales carísimos que los van a ¨proteger¨ de enemigos inexistentes.

Estamos acostumbrados ya a creer que el encargo total de nuestra vida en las manos de los profesionales de la política y de los ¨especialistas¨ de los partidos a través del voto es la única forma de preservar el bienestar social y la paz. Estamos acostumbrados ya a creer que nosotros somos inmaduros e incapaces a gestionar de forma igual y colectiva nuestras vidas. Estamos acostumbrados ya a creer que es inconcebible un mundo donde los pocos no dictan ni mandan a la mayoría de la población.

Estamos acostumbrados ya a la orden ¨salta ahora¨ y a nuestra respuesta ¨cuánto de alto¨. Estamos acostumbrados ya a la pregunta ¨¿qué hora es?¨ y a nuestra respuesta ¨la hora que Ustedes quieran¨. Estamos acostumbrados ya a acostumbrarnos a cada exigencia que nos obligan a acostumbrar.

No nos hemos acostumbrado nunca a recordar que él que se hace esclavo del costumbre se muere poco a poco.

Publicado en el número 19 (verano 2012) del diario cretense de la calle ¨Apatris¨.

Traducción: Cristina

El artículo en grec y en francés

Shortlink: http://wp.me/pyR3u-b6J

Carta abierta desde Grecia en solidaridad con los mineros españoles

Viviendo en la era de la insignificancia, de los conflictos culturales y la desinformación de los mass media, sentimos la necesidad de coordinar nuestras acciones con todos los que desean un futuro mejor, lejos de la bestia insaciable del capitalismo y los valores que profesa: beneficio, codicia,  explotación, desigualdad política y económica. La doctrina del neoliberalismo, que en realidad constituye la cara más cruel- y al tiempo real – del mismo sistema capitalista, es impuesta a través de la eliminación de nuestros derechos políticos fundamentales, conquistados con la sangre y el sacrificio de millones de personas. Son unos derechos que día tras día se van aboliendo, ya que los gobiernos no encuentran ninguna resistencia a su intento de aplicar sus medidas de austeridad reaccionarias, con el fin de proteger los intereses de una pequeña oligarquía. ¿Pero por qué sucede esto? Porque, simplemente, hasta hace poco, la apatía y la indiferencia por la política prevalecían en todas partes. Mientras la economía estaba «en auge», pocos creían que el enfrentamiento con el orden establecido era necesario. El estallido, sin embargo, de la crisis económica y la degradación del sur de Europa muestran que la burbuja del neoliberalismo ha estallado. Así que si realmente no queremos vivir como esclavos, tendremos que pensar en vías de escape de este Sistema, hacia una verdadera democracia (directa).

Las movilizaciones, primero en Islandia y luego en Grecia y España, los movimientos de los estudiantes chilenos, británicos y canadienses, junto con Occupy Wall Street, que arrasó las plazas de las grandes ciudades de Estados Unidos, constituyen una señal esperanzadora. El estallido de los mineros españoles, es para nosotros un paso de resistencia muy importante en la Europa catatónica de hoy. Por lo tanto, nosotros, la colectividad política de eagainst.com, la asamblea de los griegos de Londres y una gran parte del pueblo griego, nos sentimos profundamente preocupados tanto por la forma en que los líderes políticos europeos manejan los temas económicos, como por la degradación del sur de Europa. Por lo tanto, quisiéramos expresar nuestra solidaridad con los mineros españoles, quienes hacen caso omiso de la represión y se enfrentan diariamente con las fuerzas del gobierno español conservador de Rajoy, el cual impone unos recortes fuertes a los subsidios del sector minero, lo que conduce a la pérdida de miles de puestos de trabajo.

Queridos mineros, admiramos vuestro espíritu de lucha, vuestro estado de ánimo de enfrentamiento directo con los aparatos represivos del Estado, las luchas que estáis dando desde hace tanto tiempo. Vuestra actitud constituye un ejemplo para todos los pueblos de Europa y principalmente para los griegos, quienes están sufriendo las mismas políticas desastrosas que han convertido toda España en un país de ciudadanos desesperados y desempleados. Estamos sorprendidos con la forma en que el Estado español está tratando de silenciaros y obligaros a vivir en la miseria. La actitud de la Policía española está totalmente condenada, ya que lo que nos recuerda, al ver las imágenes de los manifestantes sangrientos en el centro de Madrid, es la brutalidad del dictador Franco, cuyo régimen torturaba, exiliaba y ejecutaba a los disidentes, justo lo que estaba sucediendo en Grecia hasta mediados de los años ´70. Vuestra actitud demuestra que la resistencia está viva.

Probablemente habréis oído hablar de nosotros, que somos un pueblo irresponsable, que no trabaja tan duro como sería debido, que se jubila pronto y no paga sus impuestos, esperando a que los demás ciudadanos de la Unión Europea financien su «vida bohemia». En realidad, pocas de estas cosas son ciertas. El pueblo griego es uno de los pueblos que más duro trabajan y al tiempo es uno de los peor pagados en Europa, mientras que se ve obligado a pagar unos impuestos insoportables. Cientos de miles de trabajadores en Grecia están sin cobrar desde hace muchos meses. Miles de personas se han suicidado, no pudiendo soportar la carga de sus deudas, mientras que los estratos sociales más altos y la Iglesia ortodoxa están fuera de tiro, disfrutando de exenciones de impuestos y/o evadiéndolos, lo que obliga al ciudadano promedio a pagar su crisis y a cargar con su codicia. Grecia está atrapada en unos estereotipos culturales que deliberadamente son cultivados por los principales medios de comunicación masiva. Se intenta convencer a los pueblos de Europa (si no de todo el mundo occidental) que este punto muerto económico tiene que ver con nuestros hábitos culturales y que nuestra forma de vida es una amenaza para la economía mundial. (No buscamos una excusa, reconocemos nuestros errores y hacemos nuestra autocrítica sobre la ignorancia que mostramos cuando aparecieron los primeros síntomas de la crisis y nosotros hicimos la vista gorda en lugar de salir a las calles y reaccionar – de todas formas cada pueblo es responsable de su historia). De esta manera, están tratando de dirigir vuestra rabia contra nosotros, de convenceros de que el problema somos nosotros y no el Sistema mismo, que ya se ha quitado de encima su manto «democrático» y muestra su verdadero rostro autárquico.

Concluyendo, querríamos informaros de que el pueblo griego siempre estará a vuestro lado, incluso si los medios de comunicación de ocultan deliberada y cuidadosamente cualquier noticia que tiene que ver con vuestra lucha. Al igual que vosotros, nosotros también hemos pasado por dictaduras, guerras civiles, hemos llorado a cientos de miles de personas, tanto durante la segunda guerra mundial como en años posteriores. Comprendemos plenamente la tragedia que estáis viviendo y os hacemos saber que vuestras luchas son también nuestras, que cuando los ciudadanos griegos frustrados se enfrentan a las fuerzas represivas reivindicando lo obvio, no luchamos solos, sino que sentimos que vosotros estáis luchando a nuestro lado. Estéis seguros de que nunca dejaremos de ser inspirados en vuestra lucha, que no estáis solos y que cada vez que luchemos contra la vorágine de la barbarie capitalista, estaremos juntos…

Somos nosotros, sois vosotros, somos todos… ¡Todos juntos podemos luchar por la libertad, la verdadera democracia y la igualdad!

Traducción Verba Volant

In Griego


URL: http://wp.me/pyR3u-aZA

Que nos hagamos mineros

Para la mayoría, la palabra revolución no significa nada más que un momento indefinido en el futuro lejano, cuando la sociedad entera explote y salga por las calles y sin poder aguantar más la injusticia pida (y reivindique) el cambio del régimen. Para otros, la palabra revolución ha acabado por ser un proceso-fetiche, según el que, de forma repentina y determinista, casi metafísica, ¨las condiciones van a madurar¨ y un equipo de revolucionarios profesionales va a ocupar los palacios invernales o el Parlamento, va a eliminar a los ¨hipócritas¨ y dentro de pocos meses todo será de color de rosa. Los obreros estarán en el poder, representados por un gobierno central (pero seguirán siendo obreros, a la vez). Y los agricultores, igual, mientras que los progresistas del pasado, que en principio se pusieron contra el régimen antiguo, se van a convertir en conservadores (a favor de su liderazgo, que supuestamente habrá llevado a la clase obrera a la victoria). Por otro lado, algunos tienen la firme convicción que la revolución es, de alguna manera, una evolución inevitable e intentan prepararla de forma ¨científica¨, como si se tratara de algún asunto de mecánica, de estrategia y de voluntad y no de un proceso continuo, fuera de su epistemología revolucionaria antigua (y de alguna manera rara, también metafísica). Al final, otros se creen ya revolucionarios, quietos en un narcisismo virtual, que es la conclusión – según ellos- del material contra el sistema que suben a internet. Por supuesto, existe una minoría ridícula (que, sin embargo, cuanto más incrementa, menos ridícula es, que provoca más el asco, o aún, el miedo, que la risa), que cree que el sentido verdadero de la revolución está en la imposición exitosa de un golpe de estado, por ejemplo, porque esto es lo que necesitamos, porque durante la dictadura de Papadopulos no había paro y….. ¨ (sigue un delirio que no se puede describir).

Y nosotros nos preguntamos: ¿acaso la revolución no tiene una significación única, que es el proceso continuo (fuera de fronteras nacionales) del cambio social, con el objetivo de una vida mejor para todos, basado en dos ejes primordiales, la igualdad y la libertad, la libertad y la igualdad? ¿la controversia interior y continua de la sociedad y la revisión de sus instituciones? Como decía Cornelius Kastoriades, ¨revolución no significa ríos de sangre, ocupación de los palacios invernales etc. Revolución significa transformación radical de las instituciones de la sociedad […]. Para que pueda existir una revolución así, la organización psicológica del hombre occidental tiene que cambiar y también su actitud hacia la vida, en breve, su imaginario. Como imaginario, el gran filósofo griego-francés define una mezcla de significaciones sociales, que confieren sentido a una sociedad y no viene de una o más deliberaciones anímicas de personas o de grupos concretos.

De todas formas, hablando de revolución, tanto si cada uno de nosotros se refiere a su ilusión revolucionaria, como si a deliberaciones pro-revolucionarias reales, tanto si la revolución se percibe de forma más dinámica o más estática o como si consideramos muy importante su dimensión de rebelión o su duración revolucionaria, el camino de la acción es inevitable. Nosotros nos vamos a limitar sólo al análisis teórico de la revolución ignorando las palabras de Kastoriades, que ¨la sociedad y la historia no se someten a las leyes que podríamos tener sólo en su teoría. La historia es el área de la creación humana y esta creación está sometida a unas condiciones concretas ¿ pero estas condiciones no la determinan? ¿sólo le trazan un cuadro?¨. (Nosotros creamos la historia. La historia es algo nuestro y somos responsables de ella). Así ¿seguiremos viviendo en la indigencia y en la miseria anti-creativa esperando ¨que pasen los malos tragos¨ y cuando ¨el sol vuelva a salir¨, seguiremos sobreviviendo despreocupados en nuestro paraíso consumista? ¿Nos vamos a adaptar en la miseria (porque, como mucha gente dice ¨este mundo es así y no cambia¨) y nos vamos a acostumbrar a la muerte? ¿O ya es tiempo que nos preguntemos si al final hay vida antes de la muerte?

La pasividad, a la que se cayó la sociedad durante el período preelectoral y postelectoral, es casi seguro que se acabará muy pronto, puesto que cada vez más gente acaba en la indigencia, con progresión geométrica. Más que 10.000 personas están ahora mismo en una situación de desesperación y esto será más evidente los meses que vienen, cuando la grasa que estaba conservando a mucha gente se habrá desaparecido revelando sus huesos. Las propuestas de la mayoría son conocidas, más o menos: la creación de (anti)estructuras de solidaridad, de consultorios sociales, de ranchos de los pobres, de cocinas colectivas etc. Sí, nosotros también hemos hecho propuestas y hemos participado en acciones sociales de solidaridad para nuestros prójimos, que están en la misma situación que nosotros, o en peor.

Pero ya es muy evidente que en este caos, en esta confusión, en esta desesperación difusa y en este pánico el margen se estrecha demasiado:

  • La oligarquía dirigente se vuelve cada vez más desaprensiva, más insaciable y voraz abandonando cada tipo de pretexto ante la posibilidad de la pérdida mínima de ganancias.
  • El estado, en el punto que tenía un papel de re-reparto y de árbitro, a fin de suavizar los contrastes o la sensación de la gente sobre la existencia de estos contrastes, se destruye concediendo a particulares los sectores vitales y guardando ya por si mismo casi sólo el papel del cobrador y del madero. El estado de derecho y del bienestar – las poquísimas garantías urbano-democráticas, que apenas funcionaron – son abolidos, en principio en cuanto a su aplicación y luego de forma legislativa para conceder su posición a una explotación declarada y mucho más violenta de una parte inmensa de la población.
  • Los patrones, grandes y pequeños, se descaran cada vez más, en el país donde el derecho laboral se ha abolido concediendo su posición al derecho de los contratos laborales, es decir, al derecho del más fuerte.
  • Los medios de comunicación están que echo, a veces por simple incapacidad y a menudo debido a la interdependencia dejando al lado la capa de la información objetiva y teniendo de forma cínica el papel del analista político neoliberalista infalible y del madero-juez televisivo.
  • Los fascistas encuentran un campo de acción obrando con demagogia, cada vez de forma más imbécil y consecuentemente más peligrosa, en una sociedad que se está derrumbando y que se vuelve fascista debido a la parálisis total de la espontaneidad y a su incapacidad de escuchar a ella misma, de meditar y de interpretar. La dominación de los gusanos y de cada tipo de aves rapaces asustados y aterradores es normal donde haya tanta corrupción.

En Grecia del memorándum, en la ¨Patria¨ del pueblo que ¨todos sus malos son por culpa de Merkel¨, que aunque ha quebrado, vota al mismo tiempo por la persona política aún más quebrada y gamberra por la que pudiera votar (según las órdenes de Merkel, que tanto odia) para que no pierda los depósitos que en realidad no tiene, en el país donde el nuevo rival del neoliberalismo se vuelve cada vez más en el tumor cancerígeno más vomitivo y neonazi que pudiera percibir la mente humana, en el país de los lifestyle expertos en conspiraciones, de la nobleza de los curas, del gentío cristiano, deleitado con el vulgo totalmente homofóbico del gobernador provincial de las cadenas de la tele y ex cantante de repertorio de bajo nivel Psomiadis y del gran estafador Efrem [ véase escándalo del monasterio de Vatopedi], en el país del retroceso y de los por doquier nacionalistas – fascistas, de la Izquierda que se limita a las protestas parlamentarias huyendo como alma que lleva el diablo incluso el pensamiento de la ayuda de la organización de un movimiento de desobediencia masivo y social y el apoyo a luchas semejantes (una huelga general, por ejemplo), nos hemos perdido todos en un círculo vicioso de populismo, donde domina el discurso insignificante y sin base del orador más chabacano o del explotador más aparentemente serio (que en realidad no lo es).

¿Qué hacemos, entonces? ¿Cuánto pueden ayudar los almacenes sociales y las otras estructuras de solidaridad? Sí, van a aliviar directamente a muchos de nosotros ¿pero por cuánto tiempo? ¿Qué va a pasar cuando ninguno vaya a poder ayudar a sus prójimos? ¿Nos vamos a alimentar con las migas de los nuevos señores feudales de los ex bienes comunales y de los medios de producción? ¿Y hasta qué punto nos vamos a limitar al hábito de la supervivencia? Al final ¿hasta qué punto estamos buscando la revolución misma, que sí, por un lado se va a basar en anti-estructuras, pero exige algo más que esto? ¿Es suficiente una bolsita de arroz y un bote de aspirinas? Incluso si supuestamente encontramos la solución del problema económico (que, como parece, es el único que nos importa ahora mismo) ¿estaremos satisfechos viviendo en una sociedad sin ningún sentido, aparte del racionalismo de la ganancia (esto significa que no nos va a importar lo que pasa en la vida de nuestro vecino, siempre que nuestros ingresos aumenten), alienados y aislados, buscando el sentido de la vida a través del consumo de productos-basura? ¿Seguiremos prestar atención a los estadistas cuando hablen de desarrollo económico y de prosperidad, tanto por los números, como por la falsa felicidad? Puesto que no nos suicidamos ¿por qué no decidimos vivir?

Sin trabajo, trabajando para nada o con el miedo de perder incluso lo mínimo que nos ofrece nuestro trabajo, sin hogar, sin comida o sin electricidad, sin tener ya nada que perder, sería bueno que nos inspiráramos en algunas personas que no tienen miedo de luchar. En el otro extremo de Europa, en Asturias de España, algunos han decidido levantarse contra a todos los que viven a peso de ellos y no piensan en que sus pulmones les pueden traicionar de un momento a otro. Algunos han optado por el afrontamiento reivindicando sus vidas y aceptando la solidaridad de movimientos de todo el mundo. ¿No es tiempo que nosotros también nos hagamos mineros?

Michael Th, Efor, Ian Delta

Traducción: Cristina

El artículo en griego y en francés

Carta abierta de los huelguistas de “Acería Griega”

Carta abierta de los huelguistas de “Acería Griega” para la huelga general del 17 de enero en la provincia de Atenas

Colega,

Te mandamos un cordial saludo de clase. El 2012 puede convertirse en “nuestro año”, del contraataque del pueblo trabajador. No podemos perder ni un minuto, es el momento de la organización y la acción. Seguimos vigorosamente la huelga que hemos comenzado el 31 de octubre, sin tener miedo a los despidos y los chantajes de la patronal. Vamos a seguir hasta que se cumplan nuestras demandas. Que vuelvan los trabajadores despedidos y que todos sigamos trabajando con los horarios y los salarios previstos en nuestros convenios. Para nosotros no hay despedidos y no despedidos, todos somos despedidos, y con este espíritu estamos luchando.

Nuestra lucha está apoyada por toda la clase obrera, por los estratos sociales populares, con una ola de solidaridad y apoyo fehacientes y sin precedentes. Ha provocado la admiración de todos los trabajadores y de la Juventud. Desde todos los rincones de Grecia y del extranjero están llegando mensajes de apoyo. Todos los trabajadores decentes, incluso aquellos que ven con miedo y desconfianza la lucha, o no creen en su eficacia o la consideran su propia lucha. Entienden que la victoria de los obreros del acero será una victoria para todos los trabajadores. Va a crear confianza en sí mismos, ambiente combativo y mejores condiciones, así que el ejemplo de la “Acería Griega” sea seguido por trabajadores en otros sectores laborales.

Colega,

Las medidas que ha tomado el dueño de la “Acería Griega” Mánesis no conciernen sólo a la industria del acero. Ya se están aplicando en varios lugares de trabajo, en muchas industrias. El objetivo es que se generalicen en todos los sectores laborales. Tenemos ante nosotros un invierno fuerte y tenemos que prepararnos para las luchas grandes, duras y de largo plazo que tenemos por delante. El frente oscuro de UE, patronal y gobierno nos está preparando un año peor que el anterior. Esto no cambia con palabrotas y esperas, con el diálogo social, ni con acciones individuales. Todos nosotros somos conscientes de eso.

No cambia, sin embargo, ni con las luchas que sabíamos hasta ahora. Requiere organizarnos en todos los lugares de trabajo, crear unos sindicatos ramales fuertes, con apoyos en todos los lugares de trabajo, en los sindicatos de cada fábrica y en los comités de sindicatos. Requiere un cambio de las correlaciones en todas partes. A acabar con el sindicalismo gubernamental y vendido a la patronal, que está con el bando de los patrones, que identifica nuestro interés con él de los patrones. Sin embargo, nosotros sabemos por experiencia que tal cosa no puede existir. Cada lucha tiene que estar apoyada por todos los trabajadores, como lo está nuestra lucha. Sin todo eso, difícilmente haremos frente a las nuevas medidas anti-obreras que tomará el gobierno en 2012, que serán aún peores de las que trató de pasar Mánesis en la “Acería Griega”.

Os llamamos a tomar en vuestras manos el asunto de la huelga obrera del 17 de enero en toda Ática, una huelga que se vieron forzados a convocar los Centros de Trabajo del Ática. A paralizarse todos los lugares de trabajo en todas las ramas. Que constituya el inicio de unas luchas combativas que tenemos que organizar en 2012, siendo pioneros los trabajadores industriales. Para que no pasen las nuevas medidas brutales, para hacerles retirar una serie de otras que ya se han tomado, a pasar al contraataque hasta tomar en nuestras manos toda la riqueza que nos pertenece. A mostrar nuestra fuerza, que somos nosotros los productores de la riqueza, “que sin nosotros no rueda ningún engranaje, que podemos sin patrones”.

Colega,

Con tu participación en la huelga aportas la mejor solidaridad a nuestra lucha, ayudas también a ti mismo. Si perdemos, tú también vas a perder. Si ganamos, tú también vas a ganar, todos vamos a ganar. El 17 de enero no estás en huelga sólo por nosotros sino por ti mismo, por toda nuestra clase, en contra de tu patrón, en contra de toda una clase de los patrones. Ha llegado la hora de levantarnos. Se lo debemos a aquellos que lucharon antes que nosotros, a los muertos de la lucha. Se lo debemos a nuestros hijos, para ser capaces de mirarlos a los ojos con orgullo, diciéndoles que no nos rendimos, que no los traicionamos. Esto es lo que nosotros estamos tratando de hacer durante todo este tiempo. Estamos apoyados por todos los trabajadores y esto nos da coraje, hace crecer nuestra responsabilidad. Ahora es el momento que todos juntos, obreros, trabajadores autónomos, jubilados, jóvenes, demos un paso adelante con los obreros a la cabeza.

¡Viva la solidaridad obrera. La victoria de los obreros del acero será ante todo una victoria de todos los obreros!

Traducción: verba-volant

El texto en griego.

Shortlink: http://wp.me/pyR3u-aSF