Menu

EAGAINST.com

La situación real de la economía griega

diadilotes-me

Fragmento de Nosotros no asustar a las nuevas medidas
Τraducción: Verba Volant

Tan sólo unos meses después las últimas elecciones, la coalición de los tres partidos del gobierno ya ha disipado las ilusiones de los que habían confiado en ella. Todas las promesas de la campaña prelectoral sobre la renegociación del memorándum o la desvinculación de su cumplimiento se han olvidado y fueron sustituidas por el escalonamiento de la política brutal de los dos últimos años, con la aprobación del paquete de las medidas más duras desde el comienzo de la crisis. Se trata de unas medidas que en cantidad son muchísimas más que las del febrero pasado. Originalmente llegaban a los 11,5 mil millones de euros, durante su votación en el Parlamento supimos que llegaron a los 13,5 mil millones, y más tarde se reveló que al final alcanzan los 18,9 mil millones de euros, descontando las cláusulas que conciernen a la reposición automática impuesta por la Troika[1]. En otras palabras, se trata de unas medidas que superan el 8,5% del PIB, y que es seguro que profundizarán la recesión, contribuirán al aumento del desempleo y provocarán el empobrecimiento de la inmensa mayoría de la población.

Los ejes principales de estas medidas, que son propias más bien de un gobierno de ocupación, son los recortes horizontales en los salarios, las pensiones y los subsidios, la reducción de todos los gastos sociales, la destrucción de la Sanidad y la Educación públicas, el desmantelamiento de la Administración pública y de los sistemas de seguridad social y, sobre todo, los nuevos y fuera de toda lógica aumentos de los impuestos, que literalmente exterminan a las clases media y baja. Simultáneamente, en el sector laboral ya ha comenzado el debate sobre una serie de ajustes que, de ser aplicados, harán retroceder la legislación laboral del país al siglo XIX.

Se supone que todo esto se hace para conseguir el reintegro de un plazo de 31,5 millones de euros, que supuestamente es absolutamente necesario para evitar la quiebra y para la supervivencia del país. Según la propaganda oficial, este dinero ayudará a la reactivación de la economía, dinamizando el mercado y resolviendo el problema del efectivo disponible del Estado, el cual según las declaraciones recientes del primer ministro se agotaría el 16 de noviembre. Sin embargo, es bien sabido que ni un céntimo de los 31,5 millones de euros se destinará a salarios y pensiones, mientras que un porcentaje insignificante se destinará a la economía real: los 25 mil millones se destinarán a la recapitalización de los bancos, los 3,5 millones para pagar los bonos con vencimiento y el resto se destinará al pago de la deuda del Estado a financiar a varios capitalistas.

Pensando que de todas las “inyecciones de liquidez” anteriores, ya sea en efectivo o en forma de garantías estatales, que desde 2008 llegan ya a los 168 mil millones de euros, los bancos no han puesto ni un céntimo en la economía real, nos damos cuenta de que el optimismo del gobierno de que esta vez los bancos si van a hacerlo, está totalmente infundado. En cambio, es seguro que una vez más los bancos van a retener este dinero, no sólo porque en condiciones de recesión económica profunda y de hundimiento económico extremo todos los préstamos desembolsados ​​sean automáticamente arriesgados, sino también para adquirir la suficiencia de capital que, con arreglo a las normativas de la Unión Europea, les es necesaria para poder pedir préstamos en el mercado interbancario. En cuanto al pago de la deuda a los particulares, es seguro que concierne casi exclusivamente a los grandes proveedores y contratistas y no a los miles de empresarios medianos y pequeños que negocian con el Estado.

Basándose en lo anteriormente mencionado, las reiteradas afirmaciones del primer ministro sobre que estas son las últimas medidas suenan realmente cómicas, como se evidencia en la cláusula impuesta por la Troika sobre la sustitución automática de cualquier fallo del programa por más recortes de salarios y pensiones, principalmente en el sector público. De todas formas, el debate sobre unas nuevas medidas ya ha comenzado, apenas unos días después de la votación de las últimas.

La situación global de la economía griega

Pero fijémonos en qué economía han sido aplicadas estas medidas. Como muestran las cifras que se van a exponer más abajo, es difícil, por mucho que uno busque, encontrar otro ejemplo de este tipo de hundimiento, por lo menos en la Europa de la posguerra.

Comenzando por la recesión, que continúa por quinto año consecutivo, resulta que de forma acumulativa en junio de este año alcanzó el 17,4% del PIB, mientras que el pronóstico oficial para finales del año la aumenta hasta el 21%. De hecho, recientemente el ministro de Economía declaró que el ascenso continuará otros dos años, alcanzando el 25% en 2014. Por supuesto, la verdad es mucho peor. En todo caso la cifra real superará el 28%, sin que se descarte la posibilidad de una explosión por encima del 30%, si se confirman las predicciones de muchos expertos y organizaciones internacionales. Ya para el 2013, Moody´s ha predicho un 7%, Citigroup un 10,7%, mientras que el Centro de Programación e Investigaciones Económicas que hace tres meses preveía un 9,1%, recientemente, probablemente después de unas intervenciones políticas, bajó su estimación al 5%. La misma cifra del 5% era la estimada por la Troika en las negociaciones con el gobierno griego sobre las últimas medidas. Sin embargo, insistía estúpidamente en el increíble 3,8%. Aun así, esta predicción es suficiente para desmentir la estimación del Ministerio de Economía de una recesión acumulativa del 25% a finales de 2014, ya que esta cifra habrá sido superada ya desde 2013. Lo que es realmente ridículo es que al final la Troika y el gobierno encontraron una solución de compromiso, aceptando en común un 4,2%, como si la recesión dependiera de sus estimaciones, que por cierto son casi siempre equivocadas.

Recordamos que la estimación inicial para el 2012, la cual está incluida en el presupuesto presentado en noviembre de 2011, era del 2,8%. La estimación fue revisada (modificada) hacia arriba cinco veces durante el año, al tiempo que la cifra real de la recesión superaba el 7% (7,2% fue el porcentaje de la recesión en el tercer trimestre de 2012 y 6,7% su porcentaje durante los primeros nueve meses del mismo año, según lo anunciado por el Instituto Nacional de Estadística el 14 de noviembre de 2012).

Porcentaje de reducción del PIB griego (recesión)
2008: -0,2 %
2009: -3,2 %
2010: -4,9 % [1]
2011: -7,1 % (208,5 billones de euros) [1]
2012: -6,6 % (estimación – 194,7 billones de euros)
2013: -4,2 % (estimación)

Aparte de la recesión, son verdaderamente espeluznantes las cifras de la tasa de desempleo, la cual en agosto de 2012 alcanzó el 25,4% (1.267.595 de desempleados), con la tasa de desempleo entre jóvenes rozando el 58% y la de las mujeres el 29%. Se trata, desde luego, de las tasas de desempleo oficiales y no de las reales, las cuales están por lo menos de 3 a 4 puntos por encima de ellas. Aun así, la tasa de paro en Grecia es la más alta en Europa – ya que por primera vez superó a la española – mientras que las tasas de paro entre los jóvenes y las mujeres tienen el triste privilegio de ser las primeras en Europa desde hace varios meses.

Teniendo en cuenta que desde el inicio de la crisis cada año se nota un ascenso casi a la par entre recesión y tasa de desempleo, la predicción del Instituto Científico de la Confederación General de Trabajadores Griegos para un 29% de tasa de paro oficial (un 33% real) a finales de 2013, resultará probablemente correcta. También hay que tener en cuenta que 735.000 desempleados no reciben ningún tipo de subsidio de desempleo, que se han eliminado o se van a eliminar todos los subsidios por desempleo especiales y por baja temporada, y que hay 224.000 familias sin un solo miembro trabajando. Aun más preocupante e indicativo de la dinámica cero de la economía griega es el crecimiento del desempleo en pleno verano (del 24,4% en junio al 25,1% en julio), un período en que tradicionalmente la tasa de desempleo en Grecia se reduce a causa del empleo de un gran número trabajadores en el sector turístico.

Tasa de desempleo: Porcentaje % Miles de personas desempleadas
06/2009 8,9 443
12/2009 10,3 514
06/2010 11,8 594
12/2010 14,2 712
06/2011 16,6 823
12/2011 21,0 1034
06/2012 24,4 1216
08/2012 25,4 1268

 

Aparte de la recesión y el desempleo, todos los índices de la economía griega sin excepción alguna están en peligro de colapso, dando una imagen real de la desolación absoluta. Recientemente (9 de septiembre de 2012) el ministro de Finanzas estimó en 49 mil millones de euros los “sacrificios” de los griegos desde el comienzo de la crisis, de los cuales los 16,2 millones conciernen a recortes de salarios y pensiones. Con las medidas aprobadas el 7 de noviembre estas cifras llegan a los 67,9 mil millones y a los 25,8 millones de euros, respectivamente, y…continuará muy pronto. Esta excesiva sangría económica se refleja claramente en la reducción de los depósitos bancarios, que de los 237, 5 mil millones de euros en diciembre de 2009 han bajado en julio de este año a los 150,5 mil millones de euros. Por muy cierto que sea el hecho de que una parte de este dinero salió del país y otra parte está guardada por la gente en casa, es seguro que la mayor parte se ha usado para compensar los continuos recortes de los ingresos, y muchos son los desempleados que viven del dinero ahorrado, así como los que sacan dinero del banco para pagar los impuestos, las contribuciones de la seguridad social, varios gastos médicos, e.tc.

Según un informe AlphaBank, en agosto de 2012 la situación respecto de los depósitos era la siguiente:

Porcentaje de depositantes: Depósitos bancarios:
81,5 % 0 – 2.000 €
11,3 % 2.000 – 10.000 €
5,9 % 10.000 – 100.000 €

 

La disminución dramática de los depósitos es debida al descenso del salario bruto medio[2], de los 20.457 euros en 2010 a los 15.729 euros en 2011. Esta reducción del 23,1%, o del 25% si se calcula la inflación, coincide del todo con el descenso del 25% en la demanda interna para el mismo período. Al mismo tiempo, el descenso del poder adquisitivo desde principios de 2010 alcanza el 45% en promedio, haciéndonos retroceder a los niveles de 1978. De hecho, según los últimos datos de Eurostat procesados ​​por el Centro de Estudios e Investigaciones de la Cámara de Comercio, el salario promedio griego se ha desplomado a los 10.110,60 euros anuales.

Además, los préstamos no pagados, del 15,9% (39 millones de euros) en diciembre de 2011, se estima que van a superar el 20% (49 millones de euros) a finales de 2012. Hasta agosto de 2012 se habían contraído 224.384 préstamos hipotecarios y 441.038 créditos de consumo y se habían cargado otras tantas tarjetas de crédito correspondientes a ellos. La solución que están poniendo en marcha los bancos es convertir los contratos de préstamo en contratos de arrendamiento por 49 ó 99 años, según el modelo español o inglés, en los cuales a cambio de la reducción del importe del plazo el banco retiene la propiedad del inmobiliario. Se trata de una confiscación indirecta y traspaso del costo del pago del préstamo a los nietos o bisnietos del prestatario. La coincidencia temporal de la exigencia de la Troika del levantamiento de la prohibición de la confiscación de la primera vivienda con una declaración del ministro Voridis, quien dijo exactamente lo mismo el 20 de octubre de 2012, no puede ser fortuita.

Igual de problemática es la situación de los ingresos fiscales, a pesar de la imposición de impuestos cada vez más gravosos a todas las categorías de los contribuyentes. Las deudas confirmadas, de los 32 mil millones de euros en diciembre de 2009, ascendieron a los 42 millones de euros en diciembre de 2011 y a los 48,8 millones de euros en agosto de 2012. Parece que, debido a la continua y generalizada reducción de los ingresos, en combinación con las nuevas medidas fiscales exterminadoras impuestas a finales de 2013, los que objetivamente no van a ser capaces de cumplir con sus obligaciones van a superar los 2 millones. Se trata de una verdadera bomba en el sector de los ingresos públicos, ya que como el número de los deudores es tan alto, el Estado tiene unas armas legislativas (y administrativas) muy limitadas para enfrentarse a la situación. Es indicativo el hecho de que tan sólo en agosto de 2012 las deudas sin cobrar aumentaron en 3 mil millones de euros, a pesar de que este año el 70% de los contribuyentes ha pagado un promedio de 1.550 euros de más que el año pasado.

En cuanto a la situación de las finanzas públicas es importante destacar la situación trágica de los fondos de pensiones, que por supuesto es imposible que se recuperen de la participación del sector privado en la normalización del pago de la deuda, que les ha costado 13,5 mil millones de euros.

Tampoco el sector privado va bien. No son sólo los cierres de las medianas y pequeñas empresas comerciales que se van multiplicando (porcentaje de pequeñas empresas cerradas: 25% en Atenas, 27,5% en Tesalónica), sino que todos los sectores de la actividad económica están en declive. En concreto, para el segundo trimestre de 2012 tenemos las siguientes cifras:
Reducción de la producción industrial: 8,3%
Reducción de los gastos de consumo privado: 7,2%
Reducción de los gastos de consumo público: 9,1%
Reducción de capital fijo: 19,4%

Hasta las exportaciones, que después de la disminución excesiva del coste laboral era la gran esperanza de los defensores del programa, después de un aumento significativo provisional tuvieron un descenso del 4,1%, y las exportaciones a países de la UE se redujeron en un 20%.

El sector inmobiliario está experimentando una verdadera catástrofe. La caída del precio de la vivienda desde el año 2009 ha alcanzado el 50%, la reducción de las compras y ventas alcanzó casi el 75%, mientras que la construcción de nuevas viviendas es casi inexistente. Todo esto, junto con el continuo aumento del valor catastral y los altísimos impuestos inmobiliarios, han contribuido a la devaluación total de la propiedad popular, la cual en Grecia había tenido la particularidad de concentrarse en gran escala en la compra de inmobiliarios. Por lo tanto, no sería inapropiado decir que de alguna manera, a través del ataque al sector inmobiliario, el Gobierno y la Troika meten mano tanto en los ingresos de las generaciones anteriores – devaluando tanto el valor de sus bienes traspasados a la generación actual – como en los ingresos de las generaciones futuras, devaluando el valor de los bienes que se traspasarán a ella. Además, la paralización del sector de la construcción aumenta desproporcionadamente el desempleo, ya que una gran parte de la población activa está empleada en el sector de la construcción.

La desregulación de las relaciones laborales en el sector privado es total, conseguida a través de la abolición del Derecho laboral. Uno de cada tres trabajadores trabaja sin seguridad social, el porcentaje de los que tienen un trabajo flexible ha aumentado un 42% en tan sólo un año, mientras que los trabajadores a los que se les debe de uno a diez salarios ya son unos cientos de miles. La situación se deteriorará aún más si se aplica tan tan sólo la mitad de las medidas laborales que ha exigido la Troika y ha aceptado el gobierno.

Aquí es necesario señalar que la imposición de condiciones laborales de plena esclavitud en el sector privado nada sirve para reducir la deuda pública, la cual constituye el problema más grave del país. Estos ajustes se supone que se han hecho para mejorar la competitividad de nuestra economía, la cual, de acuerdo con las obsesiones neoliberales, depende casi exclusivamente de la reducción excesiva del coste laboral, que es considerado el único factor productivo que puede y debe ser adaptado a las condiciones de la crisis, ya que la rentabilidad del Capital es sagrada…

Sin embargo, a pesar la dureza, sin precedentes a nivel mundial, de las medidas que han reducido los salarios un 40% respecto a 2009 y el coste laboral por unidad producida un 26% (informe de AlphaBank , agosto 2012), la competitividad del país está en caída libre: Desde el 67º lugar de la clasificación mundial en 2008, llegó al 90º en 2011 y al 96º en junio de 2012.

Pero tampoco el nivel de la deuda pública muestra algún progreso, aunque su limitación se supone que es el “gran objetivo nacional”, que por conseguirlo se hacen todos estos “sacrificios”. Según los datos revisados ​​de la Oficina de Estadística, anunciados el 22 de octubre de 2012, la trayectoria de la deuda de la deuda es la siguiente:

Deuda pública (en billones de euros): Deuda pública como porcentaje % del PIB
2009: 299,7 129,4
2010: 329,5 145,0
2011: 355,6 170,6
2012: 340,6 174,8
2013: 346,2 (estimada) 179,3 (estimada)

 

De la lectura de estos datos se sacan las siguientes conclusiones:
a) El beneficio real de la reducción de la deuda era tan sólo 15 mil millones de euros.
b) El objetivo de la reducción de la deuda al 120% del PIB en 2020 es algo más que imposible. Esto ya que es un hecho reconocido por todos. De acuerdo con las estimaciones más optimistas hechas en la actualidad, la deuda como porcentaje del PIB continuará aumentando, por lo menos hasta el año 2015, antes de comenzar a descender, pero a un ritmo mucho más lento que el inicialmente estimado.
c) La prolongada recesión profunda de la economía griega contribuye al aumento de la deuda como porcentaje del PIB, a pesar de su ligero descenso en cifras absolutas. Es decir, el denominador de la fracción (PIB) se reduce más rápidamente que el numerador (deuda).
d) Todo lo anterior sucede porque el dinero que entra en el país en calidad de préstamo, regresa de inmediato a los prestamistas para el pago de los intereses, sin entrar en la economía real, ayudando a generar nuevos ingresos. Así que el desarrollo sigue siendo un objetivo imposible de alcanzar.
e) A diferencia de Italia y España, que lo han logrado evitar, en el caso de la deuda griega si cuentan las enormes cantidades de dinero que se destinan a la recapitalización de los bancos…

En cuanto a este último, no se puede dejar de notar la deficiencia total de los gobiernos de Papadimos, Papandreu y Samarás en las negociaciones con los acreedores. Ninguna de las ventajas del país fue utilizada al mínimo. En cambio, los gobiernos griegos se portaron como si fueran presos, con el argumento de que si no satisfacíamos todas las exigencias de los acreedores, nos iban a echar fuera de la eurozona. Esto, sin embargo, aparte de que con base en la legislación vigente es imposible, sería económicamente desastroso para el resto de los países miembros de la Unión Europea. Recientemente el Banco Central Europeo estimó que el costo para la eurozona de una posible salida de Grecia sería de mil billones de euros. No es imposible, según el mismo banco, que esta salida signifique la disolución definitiva de la unión monetaria, hecho que tendría gravísimas consecuencias para todos, especialmente para los países más ricos. Según estimaciones del Ministerio de Finanzas alemán, reveladas por la revista alemana Der Spiegel el 24 de junio de 2012, tal desarrollo significaría para Alemania una recesión del 10% y 5 millones de nuevos desempleados. Entonces, los gobiernos griegos, en lugar de utilizar todos los medios para limitar el desastre, han dado y siguen dando tiempo a los acreedores de proteger sus economías, y sobre todo sus bancos, para que la inevitable, según parece,  expulsión de Grecia de la eurozona, les cueste mucho menos de lo que les costaría inicialmente.

Por si fuera poco, el gobierno griego ha procedido a la liquidación de la riqueza pública del país a unos precios literalmente humillantes, devaluando por voluntad propia el producto que vende, según muestran las declaraciones recientes de altos funcionarios griegos sobre la viabilidad y las perspectivas de rentabilidad de la Caja de Ahorros y de la Agencia de Quinielas. Estas declaraciones dieron lugar a la caída libre de sus acciones y del valor de estas corporaciones, las cuales, sin embargo, son rentables. Lo mismo y aún peor sucedió en el caso del Banco Rural, vendido a un precio casi igual al valor de uno de sus inmobiliarios, en el caso de la empresa de productos lácteos Dodona, vendida por 21 millones de euros a una persona que le debía 12 millones de euros, al tiempo que sus ganancias antes de impuestos eran 44 millones de euros al año, y en varios otros casos.  La liquidación de todos sus bienes es realmente criminal, si pensamos que socava cualquier posibilidad de recuperación económica en el futuro, cualquiera que sea el gobierno del país.

A nivel comunicativo, todo este saqueo es justificado (por el Régimen) con una intensa campaña de criminalización del pueblo y sobre todo de la clase obrera, a través de sus medios de comunicación totalmente manipulados. Sin embargo, a pesar de lo que dicen sus periódicos amarillistas y los telediarios, la deuda- pues se supone que todo se hace para limitarla- no es debida al hecho de que hemos vivido durante años “por encima de nuestras posibilidades”, o al hecho de que somos perezosos (ya que los griegos antes de la crisis eran los trabajadores peor remunerados de la eurozona, con la excepción de los portugueses, y los que trabajaban más horas al año), ni al “Estado redundante” (ya que el Estado griego, tanto como gasto sobre el PIB como porcentaje de funcionarios sobre la población activa estaba por debajo del promedio de la eurozona), ni, desde luego, a la corrupción de una pequeña minoría de funcionarios, ni a los pequeños fraudes de los que cobraban la pensión de su abuelo difunto…

La deuda ha sido creada paulatinamente y ha tomado dimensiones monstruosas, debido principalmente a los siguientes factores, que son los mismos, en mayor o menor medida los factores que contribuyeron al disparo de la deuda de muchos otros países:

  1. Las enormes cantidades de dinero que ha estado pagando el Estado griego por la compra de armamentos militares en todo el período de la transición (desde 1973 hasta la fecha). En parte este dinero se dirigía a los países de la Unión Europea que ahora nos están castigando por nuestra elevada deuda pública, el aumento de la cual no les molestaba en absoluto cuando nos vendían sus armas.
  2. La liquidación-a unos precios bajísimos-de la propiedad pública, que a pesar de la propaganda sobre el “Estado enorme”, había comenzado ya desde la época del gobierno derechista de Mitsotakis (1990-1993) y continuó durante los mandatos de los gobiernos de Simitis y Karamanlís (1993-2009), privando al país de cualquier oportunidad de desarrollo autónomo.
  3. El desmantelamiento del tejido productivo del país, gradualmente desde 1979, cuando Grecia ingresó en la Comunidad Económica Europea, con el fin de aumentar las importaciones de productos europeos. Esto ha dado lugar al estancamiento del PIB (ya antes de la crisis) a niveles inferiores a la capacidad productiva real del país.
  4. La posición de Grecia en la división internacional del trabajo, que le priva de las oportunidades de enriquecimiento, como las que tienen los países económicamente fuertes. Las cosas están empeorando por la distribución desigual de las inversiones internacionales y por los depósitos bancarios, que después de la crisis de 1973 se concentran en los bancos de los países de las economías más fuertes, dejando un déficit de financiación en los países de la periferia. Este vacío lo llena el Estado tomando un préstamo, por lo que hay tantos países altamente endeudados en la actualidad.
  5. El “abrazo mortal” del Estado por el Capital privado, el cual sistemáticamente y durante varias décadas está robando la riqueza pública. No nos referimos sólo a la evasión de impuestos inimaginable o al uso de métodos obviamente ilegales, como la inversión en la Bolsa de los fondos de las cajas de seguros. Aún más devastadora es la financiación directa del Capital por parte del Estado, con préstamos de bajo interés, subvenciones y exenciones fiscales provocativas, que se supone que lo van a dirigir hacia inversiones productivas. Estas últimas, sin embargo, por razones que explicaremos más adelante, nunca vienen, ya que el Capital sigue retirándose de la producción sin devolver el dinero que no ha utilizado para el fin con el que lo tomó. Ese dinero es colocado en la economía virtual, reportando nuevos beneficios al Capital. A continuación el Capital concede más préstamos al Estado que anteriormente se había endeudado para concederle un préstamo al Capital. Encima, estos préstamos que toma el Estado tienen unas tasas de interés altísimas. De hecho, en el caso de Grecia, uno se pregunta cómo el gran Capital griego ha llegado a estar prácticamente quebrado, a pesar del “pleno apoyo” del Estado.

Concluyendo con este estudio sobre el estado de la economía griega, no podemos dejar de mencionar el déficit, que tampoco se puede equilibrar. Ya la última revisión de los datos de la Oficina de Estadística que conciernen al déficit, muestran que el déficit en 2011 ha ascendido al 9,4% en vez del 9% que era la cifra prevista, y del 2012 al 6,9% en vez del 6,6% que era la cifra prevista. Aquí también, el objetivo del 3% parece inalcanzable en el plazo fijado.

En general, el estado sombrío de la economía griega se confirma en el anteproyecto de presupuesto de 2013, que prevé un déficit del 4,2%, una recesión económica del 3,8% de disminución (finalmente un 4,2% después de regatear su cifra con la Troika), una reducción de la demanda interna del 6,1 %, una reducción del consumo privado del 5,9%, una reducción del consumo público del 7,2%, un descenso de las inversiones del 3,7%, un aumento de la tasa desempleo que llegará al 24,7%, como promedio anual. A pesar de que estas previsiones son deliberadamente optimistas, siguen siendo una pesadilla.

En conclusión, la política económica seguida, en general conduce a una asfixia a toda la actividad económica, lo que hace imposible el desarrollo, hace crecer el déficit y la deuda, dispara el desempleo y profundiza la recesión. Cada nuevo paquete de medidas es la causa del próximo. Ni uno de los objetivos del programa de ajuste puede ser alcanzado. Para permanecer Grecia en la UE y la eurozona, tiene que acercarse cada vez más a los estándares de África. La posición del país a nivel internacional va empeorando y la deuda, que se vuelve cada vez menos viable después de la participación del sector privado en los procesos de regularización, es principalmente una deuda a Estados y no a individuos.

La crisis genera millones de tragedias individuales y familiares, ya que la embestida de la pobreza y el colapso de toda la protección social transforman la cotidianidad de la sociedad en un infierno. La crisis económica se va transformando gradualmente en crisis humanitaria.

Shortlink: http://eagainst.com/?p=45790

Desalojo de la okupa “Villa Amalías” en el centro de Atenas

villa

via: Verba Volant

Desde hace unos años estamos viviendo una ofensiva sin precedentes del Estado y del Capital contra la sociedad. Al mismo tiempo que el Régimen deja en la miseria a millones de personas, lleva a cabo una operación de represión de todas las resistencias sociales que se oponen al totalitarismo que pretende imponer. Desde el primer momento las ocupaciones, los centros sociales ocupados y los espacios y proyectos auto-gestionados se han puesto en el punto de mira de esta operación.

Después de las tentativas de reprimir varias okupas en varias ciudades (Delta, Nadir y Orfanotrofío en Tesalónica, Apertus en Agrinio, Draka y Elea en Corfú, Vox en Atenas, el local auto-gestionado de la Universidad de Réthimno en Creta, Afroditis 8 en Berea, la ocupación del viejo mercado municipal en el barrio ateniense Kipseli, e.tc.), esta vez el Estado atacó la okupa “Villa Amalías” en el centro de Atenas, en el barrio que constituye la base de las operaciones terroristas de los fascistas neonazis, con el apoyo y el respaldo de los aparatos estatales y paraestatales.Esta okupa lleva 22 años en funcionamiento.

El jueves 20 de diciembre, a eso de las 7:00h, maderos de varios cuerpos de las fuerzas represivas acompañados por un fiscal de turno llegaron al edificio de la ocupación. El pretexto de la operación de desalojo fue una supuesta “denuncia anónima” contra la okupa. Dos escuadrones de los llamados antidisturbios y varios policías secretos habían cortado el acceso a la calle Heyden, donde está ubicada la okupa. Unos minutos más tarde la Policía invadió y evacuó el edificio, deteniendo a ocho personas, seis de las cuales eran okupas y dos compañeros huéspedes del extranjero. Todo lo que estaba en el interior del edificio fue cargado en camiones del Municipio de Atenas y fue llevado a la Dirección General de la Policía.

Enseguida después de la operación de la Policía unos 150 solidarios se reunieron fuera del edificio de la okupa a pesar de que el acceso a la zona era sumamente difícil, ya que había maderos esparcidos por todas partes. Varios solidarios no lograron llegar a la okupa por haber sido retenidos por los equipos motorizados de la Policía. También, un grupo de solidarios se fue al Ayuntamiento de Atenas y subieron al sexto piso, donde la oficina del alcalde. Todos fueron detenidos y conducidos a la Dirección General de la Policía, junto con los demás detenidos y retenidos. Hasta las 15:00h sólo los retenidos en el Ayuntamiento han sido puestos en libertad.

Después del mediodía aumentó el número de los solidarios que manifiestan en solidaridad con la ocupación evacuada y con todas las ocupaciones, a pesar de que había fuertes fuerzas policiales en las proximidades del edificio de la ocupación. Los manifestantes desplegaron pancartas (fotos) e instalaron un sistema de megafonía para informar a los transeúntes de esta operación represiva. Varias colectividades, ocupaciones y páginas web contrainformativas han expresado su solidaridad con “Villa Amalías”. Actualizaremos la información sobre el desalojo y las reacciones en solidaridad con la okupa, en esta o/y en próximas entradas.

Recapitulación de los movimientos: una imagen global

Los movimientos y las manifestaciones dentro de la huelga general pertenecen al pasado. Una vez más cientos de miles de ciudadanos en todo el país desafiaron el terrorismo polifacético del régimen optando por el camino de la negación de la indigencia y como consecuencia experimentaron otra vez la represión dura del estado. En breve, los hechos de ese día son una repetición de todo lo que pasa en las huelgas y en las manifestaciones organizadas por los grandes sindicatos del país. Nosotros, con una imagen global de todos los hechos de este último período, no sólo en Grecia, sino en toda Europa casi, vamos a intentar mirar con ojos más críticos todo lo que sucede, con arreglo a la transformación social deseada, hacia la dirección de una creación de estructuras sociales según el modelo de la democracia directa que puedan promover la igualdad política, económica y social.

Los medios de comunicación en el juego sucio del poder y la defensa de la cultura corrupta

Los medios de comunicación internacionales y espantados intentaron ocultar la indignación social detrás de los estereotipos y sus mentiras manufacturadas, hablando otra vez de ciudadanos griegos irresponsables, vagos y parásitos. Para ellos cada tipo de acción política, como la huelga, la manifestación, la ocupación, las asambleas, las barricadas, la negación de pagos y todo lo que constituye un enfrentamiento con los valores de la dictadura del econimismo, de la moral Protestante, de la cultura del consumo y de la decadencia intelectual y de todo lo que consiste en un crimen abominable. El colmo de esta ¨alcantarilla¨ informativa fue una publicación de la BBC y de la prensa amarilla alemana, que sin ningún sentimentalismo, sin ninguna excepción, presentaron los conflictos del otro día como un resultado de la acción de algunos tontos vándalos difundiendo al mismo tiempo – a fin de defender su realidad prefabricada – las opiniones de gente que apoya de forma abierta el culto neo-liberalista (con todo lo que esto pueda conllevar para la sociedad) o las posiciones fundamentales de la inofensiva (para el sistema) socialdemocracia y así vuelven a difundir el mismo mensaje, que el pueblo griego que no trabaja lo suficiente, demuestra su irresponsabilidad, su desvergüenza y su ingratitud a los ¨currantes¨ del Norte. Todo esto no demuestra sólo la crueldad de las oligarquías, que llagan al punto de mofarse incluso de un pueblo entero, sino también la despolitización en la que se encuentran las sociedades occidentales, el sacrificio de la reflexión social en aras del ¨voy a lo mío¨, de la pasividad y del ¨lifestyle¨ de la apatía donde se han hundido y se han acostumbrado y así permiten la pérdida absoluta del matiz vital de nociones como la democracia y la igualdad, cuando la gente adormecida llama a la esclavitud obligación y a la lucha por la libertad, crimen. ¿Acaso Metternich tenía razón, cuando hace dos siglos dijo que ¨los europeos no desean la libertad, sino la paz social¨? ¡Qué actual parece esta frase hoy en día, para todos nosotros!

Sin embargo, los medios de comunicación de nuestro país no son muy diferentes a los internacionales. Fieles al mismo culto de la miseria cultural, de la dictadura del cinismo y de la vulgaridad, llamaron a los hechos de ese día como algo de ¨costumbre triste¨ y según esto, la policía debe servirse de cualquier medio para que los ciudadanos dejen de manifestarse y para que se encierren dentro de su esfera individual esperando a los frutos de las medidas de austeridad y de los ¨sacrificios¨, si es posible que un medicamento fallido salve a un paciente clínicamente muerto. Para ellos la realidad suena al negativo de una película, totalmente al revés y en combinación con todo lo que pasó en Madrid y en otras ciudades de España se nota que un fantasma ronda los países de Europa del Sur: el fantasma del cambio social.

Pero, cuanto más la realidad empuja a más gente a la desesperación y a la indigencia, más el pensamiento de un levantamiento generalizado y de una revolución radical y social se convierte de un deseo sencillo de una minoría en un medio necesario de supervivencia para la mayoría. Entonces, cuanto más los análisis tipificados de los medios de comunicación y de los bufones neo-liberalistas y de todo economista-eminencia que quieren convecernos que no existe otro camino fuera del compromiso con esta cultura miserable de la esclavitud voluntaria, del kitsch y de todo lo que es insignificante, más la confianza de la gente hacia ellos va arruinándose, puesto que, como parece, los redes sociales y las páginas relevantes ofrecen a la información del ciudadano un punto de vista totalmente diferente. Fuera de las exageraciones y de la falta de razonamiento que dominan en internet, que incluso todo tipo de mentira se puede creer si se repite muchas veces (una opinión que también Goebbels compartía), se ve que cada vez más usuarios de internet recurren en las páginas de movimientos del Facebook (en el cumbre está la página del Occupy Wall Street que ha superado las 430.000.000 inscripciones), porque están buscando un contacto con la ¨otra¨ realidad, la que los medios de comunicación convencionales están ocultando, por sus propias razones. El si el razonamiento va a prevalecer sobre la manía de las conspiraciones, es una cuestión que por supuesto nos tiene que preocupar, puesto que la rabia y la desesperación se pueden convertir en un consejero muy malo, cuando no es la lógica que las acompaña y entonces se queda, simplemente, una impulsión sentimental. [1]

Violencia del estado y represión

En cuanto a nuestro país, lo remarcable de la huelga general no es tanto la violencia del estado, el surrealismo de los medios de comunicación o la defensa por encargo y de pinta científica de los antisociales, paranoicos y neo-liberalistas políticos – táctica que muy pronto va a constituir la rutina de los españoles también, que están en el punto de salida del mismo camino triste, donde nosotros también caminamos desde el mayo del 2010 – sino que otra vez la reacción de la sociedad era menos dinámica y de una organización peor que lo que exigen las condiciones verdaderas. Es decir, había una falta de equivalencia entre ellos que se han dado cuenta de la necesidad de una reforma social y radical (porcentaje que ya aumenta no en progresión geométrica sino de una forma de algoritmos) y de los medios, de los métodos que tenemos que adoptar por la realización de este objetivo.

Si aceptamos como correcta la observación anterior, no nos queda que la búsqueda de las razones principales que van a explicar esta falta de equivalencia y la meta obvia es el descubrimiento de maneras, de métodos y de medios que van a contribuir a la realización del objetivo claro, continuo y determinado (es decir, de la reforma social y radical, o mejor, de la detonación del proceso de la revolución social y continua). ¿Por qué una huelga general de 24 horas (o incluso de 48) no tiene la participación deseada? ¿Por qué la participación de la gente en manifestaciones así va disminuyendo? O, de otra manera: ¿por qué las huelgas y las manifestaciones las más exitosas (desde el punto de vista de la participación) no tienen ningún efecto? ¿Y qué se podría pasar, qué podríamos hacer para que no se repita la misma cosa la próxima vez? Creyendo que estas son las cuestiones fundamentales que se tienen que analizar vamos a intentar darles de nuevo de significación a los términos huelga, protesta social y su objetivo.

Los dados, entonces, son los siguientes:

Después de la firma del primer Memorándum, tuvieron lugar algunas huelgas exitosas y algunas manifestaciones muy masivas también. Todas, sin excepciones, tuvieron la misma suerte: represión violenta, a menudo acompañada de abusos que superaban la límite de la legalidad, incluso de la violencia de la policía (la legalidad de la que estamos hablando aquí no constituye una límite universalmente aceptada, una normalidad legal y transcendental, que nosotros aceptamos, estamos hablando simplemente de las límites en las que se encuentra la jurisdicción del estado según las leyes que éste mismo, es decir las oligarquías, ha instituido de forma soberana, leyes violadas sin pretexto por las camarillas que las apelan todo el tiempo). Además, la sociedad aún no se ha dado cuenta que la policía griega, las asociaciones de la Ultraderecha, como los neonazis de Amanecer Dorado son vasos comunicantes. Esto significa, aparte de lo evidente, (por ejemplo ¿en qué país del mundo se han visto los policías armados hasta los dientes celebrando como si fueran futbolistas, después de su ataque inmotivado contra los manifestantes, que coordenadamente y pacíficamente se van, como durante los incidentes de la calle Panepistimiou el 26-09-2012?) y la lumpenización, o más sencillamente, la conversión casi oficial del estado en un estado de mafiosos, la abolición definitiva de la frontera entre la organización estatal y paraestatal.

¿El paso siguiente?

Ninguna huelga en absoluto cubrió el total de los trabajadores, su mayoría aplastante no puede participar haciendo frente al peligro del despido, en un país donde el porcentaje verdadero del paro supera el 25%. Como consecuencia, hay gran problema en cuanto a los procesos de la toma de decisiones relevantes a los movimientos de huelgas y por extensión el declive sindicalista es muy obvio, sobre todo éste de las corporaciones de tercera instancia, mientras que muy pocos de primera instancia están activos de forma exitosa. Pero aquí existe una cuestión más profunda que se tiene que hablar: ésta de la falta de un anteponer verdadero. En breve, una gran parte de la población se mueve o decide actuar de forma masiva cuando entiende que sus propios intereses económicos se están perjudicando exigiendo al mismo tiempo deducciones fiscales, o aumentos salariales, o más subsidios. Todas estas peticiones son justas, no cabe duda, sobre todo en una temporada como ésta, que los derechos conseguidos con luchas y con la sangre de miles de personas (día laboral de ocho horas, educación gratuita, salud, techo). Pero creemos que es extremamente importante una reivindicación más amplia, si no una creación de anti-estructuras que van a remplazar las antiguas instituciones sociales y promover la igualdad antes las leyes, la democracia directa, la reflexión social y la redefinición de las necesidades, en cada momento. Dentro de una perspectiva así se podrían encontrar, si no soluciones, respuestas significantes al menos para la crisis antropológica de esta época, que está plagando las sociedades modernas. Así, podría ser posible la función de instituciones políticas y autónomas, a través de la creación de una verdadera esfera pública o política que tuviera como objetivo la liberación individual y colectiva y como consecuencia la formación de un nuevo tipo antropológico, más responsable, reflexivo y libre de verdad. Es decir, la adopción de un anteponer es necesaria, fuera de la justificación de las peticiones económicas. Todo esto, por supuesto, no puede surgir dentro de una huelga de un día o de dos o de paros de algunas horas, sino sólo dentro de una lucha continua contra el régimen antiguo y con el objetivo de la raigambre en la conciencia de los ciudadanos de la idea y del deseo por una ruptura con los valores que éste defiende.

A la gente que sufre y pide ¨un cambio¨ le cuesta entender (bajo la presión de las dificultades económicas de cada día) que toda huelga que no es política ni continua está condenada al fracaso y quizás consista en un regalo para los empleadores y todo tipo de patrones (del sector público y del privado también). Nadie y nada ha podido organizar, ni a lo mínimo, a los trabajadores innumerables, que sólo su cantidad sería suficiente y tendría un efecto catalizador en todos los movimientos (desde manifestaciones dinámicas hasta la salvaguardia de las huelgas de los que siguen trabajando, de rompehuelgas y cada tipo de prácticas de rompehuelga). Por supuesto, acciones como la auto-gestión del hospital de Kilkis consisten en fuentes de inspiración para una acción política más amplia y constituyen una base fuerte para la sustitución de las instituciones antiguas de la producción y del trabajo por los jóvenes, pero bajo estas condiciones, las ocupaciones de fábricas y de empresas podrían ser más generalizadas, en vez de esperar de forma mesiánica a un líder o a una eminencia que nos pudiera sacar del punto muerto.

Mientras tanto, la pobreza y la miseria que aumentan consisten en un obstáculo cada vez más grave para todo esfuerzo espontáneo u organizado por la solidaridad social. Cuando uno no puede conseguir los medios de la satisfacción de sus necesidades básicas, le resulta muy difícil ayudar a un vecino o compañero indigente (quizás de otra manera), o incluso a un familiar cercano. Entonces ¿qué se puede hacer? ¿Cómo y quiénes van a convencer a las masas indigentes (y totalmente sorprendidas) a organizarse y a movilizarse, en el sentido de la desobediencia social y absoluta y además, en una base que va a excluir a los elementos fascistas o a los profundamente conservadores? Por supuesto, dentro de una columna, no se pueden contestar estas cuestiones. Además, no tenemos la jurisdicción de algo así. Pero podríamos decir que ni siquiera lo deseamos, porque una solución predeterminada consistiría en una opinión personal o en un error. Lo importante es que nos pongamos en acuerdo sobre lo crucial de estas observaciones y sobre la razón de estas cuestiones. Las respuestas van a llegar a través de las luchas sociales y de la presión de la necesidad. Sin embargo, tenemos que recordar algunas cosas, que son evidentes (pero incluso así, se les olvidan a algunos).

  • La revolución social es imperativa. Es la realidad misma que la convierte en la única salida posible de la aniquilación absoluta, de la aniquilación individual, social e intelectual.
  • El enfrentamiento con el orden actual no es obligatorio que pase (y no lo queremos) por medios violentos, sólo en la medida de la autodefensa: el ataque a policías armados hasta los dientes es una acción estúpida e ineficaz. Además, la tendencia de lumpenización que domina en varios grupos revolucionarios en el sentido tradicional es destructiva (violencia sólo para disfrutar de la violencia). Y en nivel comunicativo, esta táctica está condenada a fracasar, porque llega a los tele-ciudadanos totalmente distorsionada y como si fuera un fetiche. Pero la defensa de una estructura evidente, como una comunidad de economía alternativa o de intercambio, o la defensa de una huelga de las fuerzas de represión del régimen antiguo, o de los burócratas que van a intentar acaparar por su interés personal (o de su partido) una acción así que es totalmente deseada y posible. Los primeros no pueden enfrentarse de forma totalmente pacífica. Los otros se tienen que alejar del cuerpo político con todos los modos posibles. Además, para conseguir todo lo anterior, es necesaria la transformación de estos tele-ciudadanos en aliados activos y parece que este esfuerzo puede empezar sólo por el nivel local, en los sitios de trabajo, en todos los ámbitos sociales.
  • No existe actividad que pueda resultar eficaz sin la necesaria estructura de organización, que no puede tener, en ningún caso, un carácter jerárquico, al contrario, tiene que ser horizontal.
  • Ninguna de nuestras actividades puede ser exitosa si no disgrega la represión organizada del estado, en varias frentes. Por ejemplo, el enfrentamiento casi tradicional con las fuerzas de represión en los centros de las ciudades.

Concluyendo, vamos a repetir que la huelga general y política es una arma que, quizás, pueda asegurar una gran victoria. Hasta que organicemos exitosamente un esfuerzo así, tenemos que aprender cómo conseguir pequeñas victorias en nuestra vida diaria, victorias que no sólo tienen que satisfacer una necesidad determinada del momento, sino tienen que constituir, de forma consciente, un afluente que pueda ayudar al desborde del río principal, con toda su fuerza, su ferocidad y su belleza.

[1] Se ha confirmado que las primeras reacciones humanas se activan basadas primero en los sentimientos, algo que permite la difusión de noticias falsas, que simplemente suenan bien en los oídos de una persona desesperada. Así, puesto que ya las grandes emisoras de la tele y de la radio han empezado a perder su gloria por la información abierta de la red, tenemos que transformar todas estas tendencias que se dirigen hacia el populismo destructivo, ahora que una gran oportunidad se está acercando: la creación de una, de alguna manera, esfera política-digital / plataforma de movimientos (que, sin duda, no puede sustituir a la natural), donde el acceso al conocimiento podría ser una cuestión de algunos segundos de búsqueda.

Traducción: Cristina

El artículo en greco


Shortlink: http://wp.me/pyR3u-blD

En el país de la apatía absoluta

El capitalismo es la fuente de la desgracia, no cabe duda. La colonización y la trata de esclavos dejaron decenas, si no cientos de millones de víctimas. Después, durante la revolución industrial, cuando nacieron las primeras corrientes socialistas, la vida de los que no eran burgueses, es decir, la mayoría de los habitantes de los países metropolitanos del capitalismo, era una pesadilla desde su nacimiento hasta su fallecimiento (prematuro, habitualmente). Del resto del mundo, ni hablar.

Durante el siglo 20 la humanidad experimentó dos guerras mundiales y otras regionales e innumerables, el fascismo y el nazismo, pobreza y opresión infinitas, dictaduras y dos tremendas crisis económicas con consecuencias universales (1929 y 1972-1973, y ésa última se conecta casi directamente con ésta del 2008, puesto que consiste en el inicio de una decadencia capitalista y permanente a pesar de los altibajos intercalados). Y para colmo, experimentó también la gran decepción de la revolución rusa, el mayor fracaso, en un sentido amplio, del polo anti-capitalista, que se convirtió, en poco tiempo, de una revolución en un absolutismo duro y en una decadencia burocrática.

A pesar de todo esto, la historia tenía algunos momentos brillantes, algunos momentos de fulgor. El progreso en muchos sectores de la ciencia, las joyas del arte, los movimientos liberales salvaron, de alguna manera, la dignidad de la humanidad, que normalmente suele andar como un condenado encerrado en un cuarto de torturas y de torturadores y de verdugos tiene el poder (político y religioso) y también, el capitalismo.

En Grecia del post-memorándum, parece que incluso estos momentos de fulgor faltan. Incluso los pequeños placeres de la vida diaria, conectadas con las actividades humanas (por ejemplo, la risa o la despreocupación momentánea, la sensación del ¨estamos vivos y esto no es sólo una pequeña victoria, sino también contínua, y la esperanza a algunos momentos de felicidad, hasta el momento que te encuentres en el ataúd¨) parece que se han desaparecido de forma irreversible.

¿Por qué tanto pesimismo? uno se podría preguntar. Experimentamos más períodos difíciles en el pasado. Hubo dictaduras, guerras, la ocupación de los nazis, la organización paraestatal de la Derecha y de los maderos etc, pero la gente consiguió resistir, vivir, disfrutar, crear. Sí, de acuerdo. Pero esto que diferencia la miseria actual de ésa de otros tiempos es la apatía increíble, extremadamente profunda y casi absoluta de los desgraciados de Grecia moderna. La despolitización absoluta e indignante, la estupidez inconcebible que llevan a opciones, conclusiones y conductas que son propias de un mono retrasado (un chimpancé sano quizás tomara unas decisiones mejores): por ejemplo, con el paro que llega al 23.6% y el 81.5% de los ahorros en Grecia no supera los 2000 euros, según los datos de la Unión Bancaria Griega (datos hasta el 30 de junio), los griegos eligieron un gobierno ¡que apoya de forma abierta las políticas neoliberalistas! Sobre todo, si alguien piensa que sólo el 0.4% tiene ahorros que superan los 10000 euros, la respuesta de la pregunta ¨¿pero quiénes votaron por el Nea Dimokratia, el PASOK y el DIMAR [los tres partidos de la coalición]?¨, quizás parezca fácil, pero no deja de ser un asunto de la metafísica…

Si añadimos a todo esto el fenómeno de los neonazis, que delinquen todos los días contra la sociedad entera profiriendo tonterías increíbles e indignantes, inexactitudes, mentiras y haciendo una propaganda según la forma de Goebbels, una banda que apoyaron 426000 ¨personas¨ (¿?) en las elecciones de junio del 2012 y su aceptación aumenta (con el apoyo de los medios de comunicación) después de cada atrocidad de sus miembros (que se parecen a personajes de dibujos animados de mala calidad).

Si añadimos el Griegos Independientes [partido de la oposición], que por un lado habla del ¨proletariado¨ y fulmina las opciones neoliberalistas del gobierno y por otro lado vive con el miedo del ¨Nuevo Orden Mundial¨, atontado por los giuones de conspiración sin base, según los que, en breve, el Elegido Pueblo Griego está en el punto de mira de todos. De estados, de multinacionales, de humanos y de extraterrestres (no pregunten por qué Grecia, en concreto).

Si añadimos el insípido SIRIZA, que a pesar de su éxito tremendo no consigue (¿no quiere? ¿no puede? ¿o ambas cosas?) defender la sociedad tampoco con los asuntos los más insignificados ni puede organizar un ¨Frente Social Común¨ rudimentario que pudiera, en principio, reivindicar algunas cosas elementales.

Si añadimos el KKE [el partido comunista], que a pesar del mayor bofetón electoral del período de la transición política que recibió, no se le ocurre la eventualidad de una autocrítica y se conforma con fiestas y festivales, donde (ya muy pocos) jovenes, con la mirada de un cristiano fanático, cantan una vez al año alguna canción de la clase obrera honrada y acuden a las plazas, cuando la Secretaria General habla, con la disciplina y la atención de un participante en un espectaculo soviético.

Si añadimos la Izquierda extraparlamentaria y desmembrada, que no puede entender que quizás alguna de sus herramientas de análisis no funcione y por eso no deja de monologar como si fuera un robote roto: ¨chinización – chinización¨.

Si añadimos el ámbito anarquista y anti-gobernante, que a pesar de sus buenas intenciones, el éxito que parece que tiene y su mejoría desde un punto de vista de conciencia política y de objetivo, no puede nunca y de ninguna manera organizar ni siquiera sus propios grupos inmunerables para una acción en común, que pudiera llevar buenos efectos y un impacto mayor a más gente.

Si añadimos el racismo y la xenofóbia que se ha dispersado a la parte mayor de la sociedad, la fe de la mayoría en cosas inconcebibles, como, por ejemplo, la religión (y el respeto a la Iglesia S.A.) y el conservadurismo profundo de la mayoría en cada tema de interés general.

Si añadimos la ignorancia profunda y también la repulsión evidente hacia la educación, la falta total de solidaridad y la queja sin parar para todo, pero sin la combinación con acciones (como huelgas, manifestaciones, participación en anti-estructuras etc, que existen, por un lado, pero les falta la participación masiva y los que participan al final se encuentran con gente conocida, que solían tropezar en casos iguales o durante las vacaciones en Icaria, o en conciertos…).

Pues, si después de todo esto (y existen aún más situaciones tragicómicas en este país) uno no se avergüenza por ser griego, es quizás porque ya no aguante y ande él también empeorando.

Traducción: Cristina

El artículo en greco

Shortlink: http://wp.me/pyR3u-bhV

25S – OCUPACIÓN DEL CONGRESO

¡Atención!, esta puede ser la próxima y definitiva movilización ciudadana a partir de la cual se inicie el proceso de cambio en el que se deje atrás el régimen vigente y se sienten las bases para una verdadera democracia.

La acción es clara y contundente: El próximo 25 de septiembre se llegará a Madrid de forma masiva desde todas partes de España, con EL FIN DE RODEAR EL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS y permanecer allí de forma indefinida, hasta conseguir la disolución de las cortes y la apertura de un proceso constituyente para la redacción de una nueva constitución, esta vez sí, la de un estado democrático.

Toda la ciudadanía está invitada a participar, ya sea a modo individual o a través de asambleas, plataformas ciudadanas, etc. El cambio es necesario y va a ser liderado por el pueblo.

MANIFIESTO:

Nosotras, personas comunes hartas de sufrir las consecuencias de una crisis que no hemos creado, nos unimos para redactar este manifiesto e invitamos a toda la ciudanìa del Estado a unirse a las reivindicaciones que reclamamos en él.

Consideramos que la situación ha traspasado todos los límites tolerables y que somos víctimas de un ataque sin precedentes que, utilizando la crisis como pretexto, está arruinando nuestras vidas, y cuyos culpables son quienes se han configurado como una oligarquía intocable, con la complicidad de todas las fuerzas políticas representadas en el parlamento, manipulando todos los poderes del Estado para mantener sus privilegios y enriquecimiento desmedido e ilícito. Ya no hay manera de ocultar que vivimos un gigantesco fraude social, con gobiernos que sistemáticamente nos mienten, haciendo exactamente lo contrario a sus compromisos electorales, y que no hay justicia alguna en los tribunales para los banqueros, políticos y empresarios culpables de la situación.

Sólo vemos cómo esta casta implanta políticas que destruyen nuestros derechos y vidas, y cómo somos víctimas de una represión injustificable cuando demandamos un cambio en la situación. Creemos que el problema es de tal envergadura que su solución ya no pasa por los habituales mecanismos del sistema político, establecidos por esa casta para hacer de nosotras, las personas, lo que les parece, por lo que, en consecuencia exigimos:

  • La dimisión del gobierno en pleno, por engañar al país de modo inconcebible y llevarnos al desastre, así como la disolución de las Cortes y la convocatoria inmediata de elecciones generales
  • Que esas elecciones generales sean para convocar una Asamblea constituyente, a fin de redactar una nueva Constitución, con la participación de todas las fuerzas políticas del país, pues no reconocemos validez alguna a la actual Constitución, redactada por una camarilla a espaldas del pueblo, y que consagró la dominación de los herederos del franquismo y quienes pactaron con ellos. Ha de ser el pueblo quién determine el modelo de Estado en el que quiere vivir, cosa que no sucede con el actual, que nos fue dado por esa camarilla y que responde exclusivamente a sus intereses.
  • Una auditoría de la deuda pública de España, con una moratoria del pago de la deuda hasta haber delimitado claramente las partidas que no han de ser pagadas por la nación, pues han servido a intereses privados que utilizaron al país para sus propios fines y no los del conjunto de la ciudadanìa española. Igualmente, exigimos el procesamiento de todas aquellas personas que se demuestren sospechosos de tales maniobras, y que respondan con sus bienes en caso de resultar condenados.
  • La reforma de la ley electoral, a fin de represente verdaderamente la voluntad del pueblo soberano, cosa que no sucede de ninguna manera con la actual.
  • La derogación inmediata de todas las reformas llevadas a cabo por el Partido Popular, pues no sólo son un desastre para el país, sino que han sido impuestas a traición de la voluntad democrática del pueblo.
  • Una reforma fiscal justa, que haga pagar más a quienes más tienen. Igualmente, exigimos la derogación de la amnistía fiscal decretada por el gobierno, cuya injusticia es una verdadera burla a los contribuyentes honrados.
  • La abolición de todos los privilegios de quienes ejercen responsabilidades políticas, y la implantación de mecanismos de control férreo del desempeño de sus funciones.
  • La paralización inmediata de todos los desahucios, y la puesta en alquiler a precios baratos de las viviendas en propiedad de los bancos y cajas que ha sido ayudados con fondos públicos
  • El reparto del trabajo existente entre todas, pues es una enorme falacia que haya que trabajar más, falacia sustentada en la avaricia de los grandes intereses y contraria a los de la gente común.

Por todo lo expuesto convocamos a la ciudadanía el día 25 de Septiembre de 2012 a manifestarse de forma indefinida en las puertas del Congreso hasta conseguir la dimisión del Gobierno y la apertura de un Proceso Constituyente, haciendo de éste, el llamamiento de unión de todas las luchas por una Sociedad más justa.


URL: http://wp.me/pyR3u-bgK