Menu

EAGAINST.com

Que nos hagamos Galos

Traducción: Cristina

Escuchando las noticias de la comunidad de Anthili, que después de la asamblea popular de los habitantes se decidió que nadie pagara el (extraordinario pero en vía de institución) impuesto por los bienes inmuebles, nos damos cuenta de la dinámica que pueden obtener las prácticas de resistencia con organización de igualdad y de solidaridad. Como los trabajadores en la Industria griega del acero, en Eleftherotypia, en Alter, que están en huelga, unidos contra los abusos laborales, parece que empieza un movimiento de las comunidades locales que puede poner en duda la aplicación de las medidas económicas y además, derogarlas – una perspectiva que no existe a través de los partidos burocráticos y de las asociaciones de la ¨supuestamente¨ indignada con las medidas de austeridad, Izquierda…

Los Galos del cómic Asterix y Obelix y sus compañeros, como se sabe, luchan solos contra el dominio romano, por su independencia y por su cultura local. Los Galos modernos no están afrontando a legionarios, sino una política concreta, que con la ayuda de análisis y de ecuaciones económicas, funciona a favor de la prosperidad de los números y no de la población. Un trago de la poción mágica era suficiente contra las legiones romanas. Contra el ataque del Neoliberalismo ¿qué podemos anteponer?

  1. La autocrítica consciente de una sociedad que no percibe la imagen verdadera de ella misma, que se dejó a la orientación de instituciones de desigualdad, contribuyendo a su propia corrupción y teniendo la resposabilidad de su evolución. Por supuesto, hablando de autocrítica no nos referimos a la lógica populista ¨juntos lo gastamos todo¨ o ¨la culpa es de los vagos funcionarios¨. Nos referimos a la responsabilidad que contribuirá a la creación del ideal de la moderna sociedad griega, que se califica de individualismo, conservadurismo, superconsumismo y retroceso. Las mofas de los ciudadanos por los políticos del país no contribuyen a la autocrítica de la sociedad, sino, en contra, al cultivo del miedo y de la moral de la culpabilidad. ¨La culpa por la crisis es de los ciudadanos¨ (es decir, ellos son los culpables) ¨y consecuentemente ellos tienen que pagar¨, se escucha todo el tiempo por varios ¨representantes¨ del mundo político o por poderhabientes del Neoliberalismo que vienen de países ¨modelos¨, como Alemania o Gran Bretaña.

    Los medios de comunicación, que se ponen de parte de los mecanismos que todo el tiempo promocionan la violencia, el poder y los espectaculos, forman las consciencias. ¨Trabaja, vota, paga, cállate¨, la doctrina del siglo XXI. Hace sólo un mes, la famosa cantante griega Nana Mouskouri dijo lo siguiente, desde el extranjero: ¨Los griegos tienen que aprender pagar sus deudas. Nada es gratis¨. Pero incluso si admitimos que todos nosotros hemos creado esta deuda inmensa y entonces, como ciudadanos buenos, honestos e íntegros, tenemos que hacer sacrificios y contribuir en su saldo, es decir, si tenemos que ser ¨justos y consecuentes con nuestras obligaciones¨, es una conversación que tiene que empezar, sobre todo, por la ¨moral¨ del capitalismo mismo y de sus representantes políticos. Imputar toda la responsabilidad en la población entera de Grecia, ignorando las trampas de G. A. Papandreou con los hombres de negocios de Alemania, el nepotismo de Siemens y los acuerdos de los abastecimientos de sistemas armamentísticos de Alemania etc, se parece, al menos, a un moralismo necio y fracasado.  

    La consecuencia de esta propaganda no será sólo el cargo de los gastos por los ciudadanos, gastos creados por un sistema estructurado de una manera que pueda crear crisis y sociedades inestables. El objetivo directo es vencer la resistencia de los que no están de acuerdo con el circo del Neoliberalismo, de los que creen que la democracia no tiene nada que ver con esta oligarquía liberalista que nos gobierna y determina nuestra vida. Investigando el fenómeno de la deuda pública y del déficit, en cuanto a la Unión Europea, vemos que por ejemplo, el índice oficial del paro en España supera el 21.5%. Se trata de un país con una deuda (como la de Irlanda también) triple que la de Grecia. A pesar de todo, la prensa internacional insiste y considera Grecia como la fuente de cada malo. Es verdad que la mayoría de los países del Sur sufren deudas exorbitantes. Pero no presentó ninguno de estos países movimientos como ese del diciembre del año 2008. ¿Pero cuál es la posición de los medios de comunicación europeos hacia Irlanda (un país que, aunque lo presentaban como un modelo a imitar, porque es un ¨estado pequeño¨, por la iniciativa privada aumentada y por el tremendo ¨Tigre Celta¨, sigue con la deuda triple, en comparación con Grecia ¨socialista¨)? Incluso hoy en día Irlanda se presenta como un modelo de recuperación de la economía [1], al contrario de los ¨vagos del Sur que la única cosa que saben hacer es beber ouzo¨, como escriben los periódicos populares. ¿Pero qué movimientos han presentado los irlandeses a lo largo de su historia reciente? ¿Cuántas huelgas se realizaron ahí por las medidas tomadas de austeridad, que a veces eran peores que las de los gobiernos griegos? ¿Por qué no habla nadie de la corrupción inmensa del sistema irlandés? Quizás porque los irlandeses han adoptado hasta un gran punto la moral de la culpabilidad que sus medios de comunicación promueven todos los días. Además, Irlanda moderna no es muy diferente de los Estados Unidos (con capitales de los neoconservadores y de los gobiernos imperialistas de Bush y de Clinton ¨desarrolló y revalorizó¨ de forma económica como estado). Parece que el conformismo ha transformado también las cabezas de los irlandeses, que se han cuadriculado por el superconsumo excesivo. ¿Es esta al final la vida que queremos, una situación de aceptación ciega de las situaciones que crean para nosotros valores de desigualdad y nosotros, como ciudadanos, nos abstenemos? Si la respuesta en esta pregunta es (evidentemente) no, entonces todos, unidos, tenemos que buscar la salida.

  2.  La toma democrática de decisiones ¨de los abajo¨, en nivel local. Ciudadanos que viven en el mismo barrio y comparten la vida diaria pueden más fácilmente, por la posibilidad de diálogo inmediato que existe, descubrir y compartir sus expectativas tomando juntos las decisiones y repartiendo los papeles que tienen que ver con su ejecución. Así, las decisiones tomadas según el modelo de la democrácia directa reparten la responsabilidad a todos sin excepciones y todos obran por un objetivo común, con solidaridad y colaboración. Los beneficios en el caso de creación de muchas redes de auto-organización – que no es necesario que se limiten a los asuntos de economía alternativa, pero se pueden extender a cada actividad de la vida pública – será múltiple: no sólo las sociedades locales podrán, posiblemente, solucionar problemas urgentes, evitando los métodos y las estructuras enfermizos e ineficaces, sino a la vez constituirán una escuela de politización, de concienciación, de autonomía, de emancipación y consecuentemente, de reivindicación de la conformación y de las anteposiciones necesarias de la sociedad misma.
  3. La creación gradual de redes ¨galas¨, es decir, de estructuras multiformes de auto-organización y de resistencia. Por ejemplo, con la creación de redes así, se hace posible la creación de una economía alternativa, con el intercambio de productos y de servicios entre los residentes de las comunidades locales y de los barrios de las zonas urbanas. Ya existen redes de economía alternativa en varias zonas de Grecia. Estas redes se pueden incorporar a la resistencia contra las prácticas del Neoliberalismo del mercado libre (o no libre) y sabotear en la práctica la aplicación de las medidas económicas. Cuantos más participan activamente en grupos así, de auto-organización, que tienen como objetivo hallar una solución para los distintos problemas de la vida social (los pequeños problemas pero para nada insignificantes, de la vida diaria), más rápidamente vamos a superar los obstáculos de cada tipo que pone la organización burocrática del Estado y los mecanismos legales de la coacción que el Estado está controlando.

Pero que juzguemos sin prisas acciones de resistencia, a medidas concretas, como clasistas, sin consciencia política, aisladas, provisionales, fragmentarias y condenadas a priori al fracaso. Si queremos tener una posición justa hacia nosotros mismos y también hacia nuestras posiciones políticas, debemos, a través de nuestra participación , nuestro apoyo y nuestra acción, dar aliento a estos esfuerzos, a estos hogares de los ¨galos¨ modernos (hasta el punto que no se controlan por politiqueros de cada tipo, partidos o asociaciones), que con las ganas de ofrecer, de rechazar el individualismo y de actuar todos de forma autónoma y con la solidadridad, como si todo eso fuera la poción mágica, la acción no será el resultado de una teoría o ideología dada y correosa, sino el resultado de conversaciones políticas. Así llegamos a la creación de un movimiento nuevo, ¡más organizado, más polifacético y más esperanzador que el movimiento de los Indignados del 2011!

[1] Α pesar de la estimación que la economía irlandesa va recuperando cada día más, porque los irlandeses ¨no son como los vagos del Sur que han perdido la moral del trabajo y sólo saben manifestar y armar broncas¨. (En realidad, es porque los irlandeses eran muy disciplinados y obedientes con los órdenes de los jefes). Pero esta recuperación es falsa. Es decir, una vez más vemos los números y las estadísticas en vía de desarrollo y en prosperidad. Pero los ciudadanos se ven obligados a buscar su suerte en Australia, en Canada y en los Estados Unidos, el número de las personas sin hogar aumenta, como también la transformación de una gran parte de la población en lumpen. Esto pasa en un país donde la gente sabe ejecutar órdenes sin protestar y manifiesta su rabia no contra el sistema y las instituciones, sino tomando cerveza Guinness y acuchillándose por asuntos insignificantes, sin buscar salidas democráticas.

Autor: Efor, Michael Th Ian Delta

El texto in Griego,


URL: http://wp.me/pyR3u-9Un