Manifiesto

Les damos la bienvenida a todos los que corresponden a nuestra invitación, ciudadanos de todos los países. Somos gente sencilla, como todos vosotros. Empleados, estudiantes, parados, artistas, gente con problemas parecidos, preocupaciones y sensibilidad, gente de varios sitios del mundo que hemos unido nuestras voces con un objetivo común: contribuir, de nuestra manera, a través de la anti-información, al cambio radical de las cosas.

Es tiempo de hablar

  • Los medios de comunicación reflejan raramente la realidad. La mayoría de las veces, según su forma de funcionar, contribuyen al engaño de la opinión pública, convirtiendo en diablos todos los que luchan por la justicia, la libertdad y la democracia. La distorción de la realidad, igual que la información dirigida por las grandes redes de noticias, contribuyen a la formación de un clima de conformismo y de indiferencia, que nosotros condenamos. Entonces, es tiempo que se oigan nuestras voces, voces que raramente se oyen y se difunden por los boletines de noticias y por los programas de televisión, voces que deliberadamente se entierran y se acallan por los medios de comunicación.
  • La realidad política universal no nos refleja. La concentración del poder en las manos de unos pocos produce la pobreza, la desigualdad, la injusticia y es inevitable que lleve a la violencia. Con su forma de función y de reproducción, el sistema político actual valora cada virtud humana en dinero – el único valor dominante que deshilacha cada deseo por felicidad verdadera. Valores como la democracia y la igualdad se pierden y mueren poco a poco, cada día más, en una sociedad que construye personas – máquinas, personas que consumiendo intentan ocultar la falta de cada sentido en cuanto a su existencia. Personas que incluso en un estado de indigencia total, identifican la posibilidad del (super)consumo con el ¨éxito¨ de su realización personal.
  • Las oligarquías determinan nuestra suerte. Así, nosotros exigimos la democracia real, que, según nosotros, significa participación igual en el poder político para todos los ciudadanos. Ha llegado el momento de la superación de las instituciones parlamentarias en quiebra, ha llegado el momento del refuerzo de nuestro papel en la sociedad, de la comprensión de nuestra fuerza, todos juntos podemos buscar las soluciones y las respuestas de nuestros problemas, en lugar de la toma de decisiones para nosotros por un grupo de personas (representantes), en provecho de la oligarquía (liberalista) de los mercados.
  • El aumento de la producción, con el objetivo de la atención de los intereses de las oligarquías en la palestra de la competencia internacional ha convertido todo el planeta en un casino económico, destuyendo el medio ambiente y convirtiendo poblaciones enteras en máquinas, que simplemente y de manera ciega ejecutan órdenes a cambio de su supervivencia.

Esta situación nos está indignando. Pero si unimos nuestras fuerzas, la podemos cambiar. El pueblo de Egipto, de Túnez nos indica el camino.

La mayoría de nosotros prefiere el anonimato o los seudónimos. Otros, no. Sin embargo, el anonimato es algo demasiado difamado hoy en día porque la ideología dominante lo considera como una acción de cobardía. Nosotros optamos por el anomimato porque: a) creemos que no vivimos en una sociedad democrática, donde se respetan absolutamente todas las opiniones y así evitamos ser un blanco fácil cada vez que intentamos mentar asuntos turbios, b) no consideramos nuestros esfuerzos como una forma de promoción personal, c) no importa el quiénes somos, al final. Lo que importa son las ideas, que si al final tienen valor, destacan sin la necesidad del apoyo de ninguna eminencia.

Luchamos por:

  • Una sociedad donde la igualdad, la solidaridad y la creatividad humana van a constituir el objetivo principal de la función de sus instituciones.
  • Una sociedad donde los ciudadanos podrán no sólo participar en la ejecución de las decisiones, sino también a la formación y a la toma de estas decisiones. Reivindicamos, entonces, la igualdad ante la ley para todos en este planeta y la participación en la información y en el diálogo político.
  • Una sociedad sin violencia, sin explotación, sin guerra, sin represión, una sociedad pacífica, una sociedad de libertad y de creatividad.
  • Esta sociedad no es una promesa, tampoco una necesidad, tampoco alguna ¨misión sagrada¨. Nace en el deseo por una comprensión distinta de las cosas y también en el rechazo de la barbaridad cotidiana que todos experimentamos. Porque no queremos que conceptos como la democracia y la libertad acaben en convertirse en entradas olvidadas de las enciclopedias y de los diccionarios.

Ninguna reestructura de la deuda. Reestructura de nuestra vida, sobre todo. Que pasemos del ¨yo¨ al ¨nosotros¨. Que nos juntemos en las plazas de todo el mundo y que ganemos la libertad en todo, por todos y para todos.

Sin nuestra existencia nada puede existir…
Somos nosotros, somos tú, somos todos…
Todos unidos podemos.

• EN: Your comment will be visible after approval. Please check the terms of use.

• EL: Τα σχόλια δημοσιεύονται κατόπιν έγκρισης. Για περισσότερες πληροφορίες δείτε τους Όρους χρήσης.